Posts Tagged ‘Vocación’

Don y Misterio

julio 30, 2010

Muchos elementos complementarios formando una unidad de vida

Hace todo un plan de vida espiritual aprendido de la tradicición de la Iglesia multisecular que ha recogido y propuesto el Opus Dei para los que nos formamos bajo su alero acogedor, pero no terminó de entender que “ESO”, se entreteje con la vida misma que está hecha de trabajos y oraciones, de oraciones y trabajos, unidos, intercambiables si los vivimos con unidad de vida, sin hacer separaciones, pues hemos ofrecido todo nuestro día para Él, y así conviven todos los afanes nobles de cualquier vida sin contraponerse.

Mi amiga querida, buena y generosa no entendió eso tan básico pues se agobió pensando que se echaba otra carga sobre lo mucho y muy bien que hace ya, por su familia y otras cosas excelentes.

No entendió que ya lo hace todo. En su mente ha separado sus momentos conscientes y fuertes de prácticas piadosas -como la oración mental “con reloj” y la Santa Misa, por ejemplo- con su trabajo santificado.

Somos  amigas, y ha decidido seguir como cooperadora de la Obra  porque otra espiritualidad no le calza, pero……..

Realmente, la vocación es un privilegio, un don y misterio, como decía el buen Juan Pablo II, y la libertad va por delante. No hay vocación posible sin ella.

Anuncios

Un anciano de mi calle

diciembre 12, 2009

Cuentan que en una hermosa ciudad, en una casa magnifica,vivía un anciano solitario.

Había quedado desposeido de todos sus títulos y olvidado de sus amigos,  pero conservaba sus propiedades.

Un hombre de bien, vecino de nuestro protagonista, acudía diariamente a darle un poco de  conversación.

Eran ratos de compañía donde el anciano encontraba paz y consuelo a su soledad,ya que sólo tenía un hijo, que viviendo en la misma casa  nunca tenía tiempo para él.

Charlando estos dos hombres, surgió la conversación de Dios.

El anciano le confesó que cuando era joven, le habían propuesto vivir su vocación cristiana- y añadió- con lágrimas en los ojos:

Me hablaron, me distraje y se me ha pasado la vida

Triste historia de un hombre que en los últimos tiempos de su existencia terrena, cuando el tiempo y la vida se le ha escapado, reconoce haber hecho oidos sordos a una propuesta divina.

Tinta

Testimonio de una Supernumeraria

noviembre 29, 2009

Marita, estamos muy igualadas; yo también andaba buscando algo que no conseguía, pertenecí a varios movimientos, pero no encajaba, no era lo mío.

Pero un día, 23 de septiembre de 1988 hacía tiempo que no confesaba y a un amigo que es del Opus Dei, le pregunté ¿adonde puedo ir para confesar con un sacerdote de los vuestros? Me dio un teléfono, llamé, era un centro de la Obra y me dijeron que por la mañana a las 10 había un sacerdote confesando. [Ese día 24 festividad de la Virgen de la Merced] empezó mi camino, donde encontré lo que buscaba hacía tanto tiempo. Me sentía a gusto y el 28 de noviembre de ese mismo año pedí la admisión en la Obra como supernumeraria.

Así que hoy ha sido también para mí un día grande…muy grande, un día de acción de gracias.

Y, además –aunque todos los momentos y todos los días- tenemos la suerte de que ocurra lo que ocurra o hagas lo que hagas, sabemos que si lo hacemos con amor, podemos ofrecérselo al Señor, pues hoy para mí ha sido un día grande para ofrecer al Señor un gran regalo. Él lo sabe. Y, por Él lo he hecho, para Ti Señor, para tu gloria.

Espero que no me abandones, porque yo soy muy frágil, pero de tu mano y con la protección de San Josemaría espero llegar a la meta.

Rita

*Rita es amiga mía (Tinta). Es supernumeraria y ayer-28- celebró el Aniversario de su vocación personal. Felicidades, Rita.

Vocación de los hijos

octubre 15, 2009

He hablado de las conversaciones de sobremesa en que trato de poner algo de sustancia cristiana si tengo la oportunidad, y para tenerla -he de ser sincera- voy  tratando de a poco de llegar a “esos” temas que me importan, porque oportunidades hay de dar criterios cristianos y católicos que es lo nuestro.

Me contaba una señora que me tocó al lado una vez, que con su esposo habían buscado con pinzas el colegio de sus dos niños. Deseaban un colegio de Iglesia porque a ellos les importaba que fueran educados en la fe. Lo encontraron y estaban muy contentos por ello.

Siguió la conversa  y salió el tema de la vocación de los hijos cuando les conté de mi hijo sacerdote, y ella me dijo:

_ “No estoy muy segura de qué haría yo si mi hijo me dijera que quiere ser sacerdote”

Le respondí que si Dios llamaba a alguno nos daba su gracia a todos los involucrados para responder al llamado. Al elegido para lo suyo, y a los padres para apoyarlo con generosidad, porque para ser libres los criamos y poder ser muy felices en el camino que elijan, sea el del matrimonio o del celibato.

No le dije esta vez, pero espero verla de nuevo para hablar despacio, pues me parece que el gran problema de estos padres católicos es que no han entendido la generosidad necesaria para tener familias con varios hijos, y al conformarse con “la parejita” no entra en sus planes que no les den nietos y conserven el apellido, como es el destino del varón en nuestros países ya que el apellido de las madres queda en segundo lugar.

Hay mucho “paño que cortar” en estos temas. De a poco iremos hablando de todo.

Si quieren saber qué siente una madre de sacerdote y las circunstancias en que ha sucedido, pregúntenme. Con gusto trataré de responder.

MARITA