Posts Tagged ‘San Josemaría’

Consagración al corazón dulcísimo e inmaculado de María

agosto 11, 2010

San Josemaría, en tiempos muy duros de malos entendidos, enredos que él llamaba “la contradicción de los buenos” y hasta de calumnias, acudió en medio de la oscuridad más grande -sospechando peligros  reales para la Obra de Dios- donde siempre se había refugiado, bajo el amparo de su Madre Santísima, la Virgen María.

El 15 de agosto de 1951 partió a Loreto e hizo la consagración del Opus Dei al corazón dulcísimo e inmaculado de María, y todos los miembros la repetimos en estas fechas cercanas porque, aunque estamos en otro pie de comprensión de nuestro carisma, aunque se ha recogido universalmente en la Iglesia las enseñanzas del santo Fundador -lo que en su momento hasta se las calificó de herejías- y aunque los frutos están a la vista, no podemos ni queremos olvidarnos de los favores pasados ni los que necesitamos conseguir de Nuestra Señora todo el tiempo que dure la andadura de la Obra en el mundo.

Este año es un Año Mariano en el Opus Dei, y don Javier Echevarría irá a renovar la consagración que se hizo hace ya tantos años. Todos estaremos apegaditos junto al que Dios nos ha dado como Padre y sucesor del Fundador.

Anuncios

26 de junio. Misa de san Josemaría en Santiago de Chile

junio 26, 2010

La niña “emo” lucía un poco como éstos, pero sin agujeros de piercings ni tatuajes

Vengo llegando de la misa solemne para recordar  el día en que partió al cielo el  fundador del Opus Dei. Lo celebramos en la Catedral de la capital de Chile y en muchos otros lugares a lo largo de mi país.  Cada vez en más y más localidades.

Pensé que, ya que el lunes es feriado acá, por lo tanto un “fin de semana largo”, ralearían los asistentes, pero pude comprobar que no, y haga frío o calor, llueva o truene -es invierno- ahí estamos apiñaditos y hay gente hasta arriba de los altares laterales. ¡Es un fenómeno!

Los fieles de la Obra en mi patria somos unos 3.000, pero la devoción al Fundador está muy extendida.  Sólo en esta misa seríamos más de la mitad de ese número,  unos 1.500 por lo bajo; el resto, parientes, amigos, bienhechores, cooperadores, monjas -¡muchas religiosas!- y me encanta lo variopinto de los asistentes.

Me daba risa ver una niña “emo”, de esas rebeldes que se dejan el pelo negro, y lo peinan cuidadosamente liso y sobre un ojo; se supone que así demuestran su malestar con la sociedad,  pero ésta estaba siguiendo devotamente la santa misa….. como ven, había de todo. Da gusto así, pues el llamado universal a la santidad del cual fue precursor ha calado en todos los estratos de la sociedad.

La homilía se refirió al concepto que san Josemaría tenía del sacerdocio y su dedicación a ellos por años de años dando tantas de retiros para el clero diocesano español pese al agotamiento por el mucho trabajo y enfermedades que padecía. Me gustó que se hablara de ello. Era oportuno, y seguía a Benedicto XVI en esta preocupación.

Dejo acá una carta del vicario del Opus Dei en Chile al diario El Mercurio, aparecida hoy y que habla de eso mismo.

¿Segunda oportunidad para el apostolado?

junio 9, 2010

La semilla más pequeña llegará a ser un árbol frondoso, que cobijará pájaros y dará buenos frutos.

He pensado -y dicho- que lo que dejemos de hacer en cuanto a apostolado ya no lo hicimos. Si miráramos para atrás sólo estaría nuestra sombra. No habrá nadie que pueda suplir nuestra omisión. Alguien perseverará en el error, o nunca conocerá al Dios que ama personalmente y nos conoce por nuestros nombres.

Lo he pensado, lo he sentido y me ha pesado, pero de repente, he recordado un comentario al pasar que hizo una jovencita que decía a otra: “Siempre hay una segunda oportunidad en el apostolado”

¿Será así?  Ojalá, porque a veces uno se pone pesimista y piensa en un triste y desinflado ” ya nunca más”, pero Dios tiene caminos que desconocemos y que nos sorprenden.  ¿Quién puede acortar su poder en éste y otros temas?

A veces he sentido que no me entendían, que ha primado la pereza, la tibieza, el orgullo, la condición social y otras consideraciones cuando algunos han dejado de lado mi esfuerzo apostólico, y el recuerdo de la segunda oportunidad me ayudan a no cejar en la lucha por extender el Reino de Dios a nuestro estilo, por la  amistad y confidencia.

Dice san Josemaría:
Convéncete: cuando se trabaja por Dios, no hay dificultades que no se puedan superar, ni desalientos que hagan abandonar la tarea, ni fracasos dignos de este nombre, por infructuosos que aparezcan los resultados.

Surco 110

Un poco de música

mayo 1, 2010

San Josemaría era un  enamorado de la Virgen María y en su peregrinar por el mundo, acudió en distintas ocasiones a rezar ante la Virgen de Guadalupe.

El día de su muerte, se sintió mal, entró en su despacho y miró el retrato que tenía de esta Virgen,  última imagen que penetró en su retina.

Por eso me ha parecido buena idea dar comienzo con alegría y música a este mes de mayo que honra a la Virgen de modo más intenso y hacerlo bajo esta advocación de la Virgen de Guadalupe a la que quiero mucho y curiosamente también  preside mi despacho.

De momento, y sin que San Josemaría se lo tome a mal,  prefiero que mi retina siga recibiendo imágenes:).

Tinta

85 años de la ordenación de san Josemaría

marzo 28, 2010

San Josemaría Escrivá

San Josemaría celebrando la Santa Misa

85 años no son pocos y  hoy es una de las  dos fechas que en la Obra rezamos  cada año especialmente por los sacerdotes. El otro día es, naturalmente, el 4 de agosto, dia del Santo  Cura de Ars, patrono de los párrocos.

En estos días en que la Iglesia es nuevamente vapuleada por el terrible pecado de ALGUNOS de sus hijos consagrados y que ha sido tomado como pretexto para poner bajo sospecha a todos -tratando de enlodar hasta el Santo Padre-  con mentiras y/o  medias verdades deformadas por miradas entenebrcidas de algunos medios, hay que redoblar la oración por ellos, los pecadores reales y por los inocentes escarnecidos injustamente, pues la Iglesia está sufriendo mucho, pero como siempre, el Señor sabrá sacar cosas buenas de todo, hasta del mal.

¡Dios es omnipotente y providente! Nosotros a ser más fieles que nunca y a rezar con mayor intensidad.

Visita al Señor sacramentado. ¿Qué vienes a ver?

marzo 15, 2010

Una de las normas del plan de vida que más nos cuestan, ME cuesta hacer es la Visita al Santísimo donde quiera que esté reservado esperando nuestra visita, Él nos espera y se ha quedado por amor ahí, expuesto a todos los olvidos, desaires, sacrilegios….ofensas en una palabra, todo para que podamos acompañarlo tal como hicieron sus discípulos que lo conocieron en el tiempo que vivieron en la tierra juntos, y ¡nos rsistimos tanto a salir de la poltronería e ir unos minutos a agradecerle su Persencia Real y el haber podido comulgar cada día!

Cuando vamos a visitarlo, podríamos preguntarnos, parodiando lo que preguntó jesús a propósito de Juan el Bautista:

¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? (Lucas 7,24)

¿Qué vienen a hacer acá? ¿un paseo con calor o frío o a visitar al AMOR que nos espera -que ME espera-  para darnos sus regalos y llenarnos de gracia y méritos?

Por lo dicho, comparto totalmente esta cita de san Josemaría:

“Os diré que para mí el Sagrario ha sido siempre Betania, el lugar tranquilo y apacible donde está Cristo, donde podemos contarle nuestras preocupaciones, nuestros sufrimientos, nuestras ilusiones y nuestras alegrías, con la misma sencillez y naturalidad con que le hablaban aquellos amigos suyos, Marta, María y Lázaro. Por eso, al recorrer las calles de alguna ciudad o de algún pueblo, me da alegría descubrir, aunque sea de lejos, la silueta de una iglesia; es un nuevo Sagrario, una ocasión más de dejar que el alma se escape para estar con el deseo junto al Señor Sacramentado.”

Plan de Vida: adaptable como un guante

marzo 12, 2010

En la Obra tratamos de vivir todo nuestro día pegaditos al Señor. Ya sea que trabajemos, descansemos o nos divirtamos siempre estamos pendientes de recordar que estamos en su Presencia y que todo lo que hagamos puede ser transformado en oración, pero como humanos que somos,  para ir cada día intentando lograr el objetivo de santificarnos en lo ordinario, tenemos nuestro llamado Plan de Vida, que no es otra cosa que un conjunto de actos, devociones, etc, tales como es el asistir a misa diariamente, hacer unos ratos de oración mental, hacer una visita al Señor Sacramentado en alguna iglesia u oratorio, y muchas otras cosas que no toman tiempo ni exigen desplazamientos, como es expresar nuestra gratitud, dolor de los pecados, desagraviar diciendo alguna jaculatoria ad hoc y cosas por el estilo que llamamos “Normas”.

Hay algunos despistados que piensan que las normas serían “el espíritu del Opus Dei” por la importancia que les damos tratando de hacerlas todas todos los días, pero eso es como decir que la punta de iceberg es la parte principal y no. Las normas sólo son la expresión de la Vida Interior que tenemos o a la que aspiramos, pues nacen de ella y tienden a acrecentarla, en un círculo virtuoso.

Las normas en el Opus Dei no son “otra carga” añadida a lo que ya tenemos como deberes. No, ellas se entretejen con los quehaceres corrientes de nuestras vidas, en una UNIDAD DE VIDA a la que  “se adaptan como el guante  a la mano” y tratamos de que el trabajo sea oración y la oración también es trabajo, pues exige un esfuerzo para sacar agua del pozo de la gracia;  a veces sentimos que o está muy profundo o muy seco….el mérito está en perseverar tal como enseñan santa Teresa y otros santos.

Cito a san Josemaría porque a mi me sirve siempre considerarlo:

“Has de ser constante y exigente en tus normas de piedad, también cuando estás cansado o te resultan áridas. ¡Persevera! Esos momentos son como los palos altos, pintados de rojo que, en las carreteras de montaña, cuando llega la nieve, sirven de punto de referencia y señalan, ¡siempre!, dónde está el camino seguro.
(Forja, nº 81)

Regalar estampas

febrero 16, 2010

Estampa en quechua

Uno de mis primeros contactos con la Obra de Dios fue una estampa de san Josemaría Escrivá que mi hermana tenía en su velador y que hoy está canonizado y es venerado en la Iglesia Universal.

Me llamó la atención el ver un santo moderno “con foto”. Yo pensaba que era una especie en extinción o que había que esperar a que  pasaran los siglos para verlos en los altares, y no. ¡Maravilloso!

Es una costumbre nuestra promover la devoción a nuestro santo Fundador regalando estampas, pero a veces no lo hacemos por no llevarlas o por respetos humanos, entre otras razones. No debiera ser, pero pasa.

Hace unos días tuve una buena lección de cómo hay que tenerlo presente para ayudar a otros a rezar comenzando con esta devoción tan extendida, cuando en un funeral la tristísima hermana numeraria de la muerta no me reconoció cuando le di el pésame, sin embargo me dijo: “Reza por ella, y te voy a dar una estampa del fundador del Opus Dei….” y en medio de su pena no olvidó hacer este apostolado conmigo.

Todavía lo pienso y me admiro. Lógicamente he sacado propósitos muy claros.

No olvidar pedir y encomendar

enero 25, 2010

Rezo por muchas cosas y como soy un poco despistada y algunas veces se me olvida, confío en la memoria prodigiosa de mi ángel, que por algo el Señor lo ha puesto a mi lado y me ayuda.

También tengo algunos tips  -“industrias humanas” les llamaba san Josemaría- y hago cosas especiales para que no se me quede nada fuera, porque la intención vale pero es bueno actualizar las impetraciones en idioma culto y “la pedí’a” como le decimos en Chile, herederos de andaluces y extremeños.

El rosario es un momento especial y lo tengo dividido para diversas necesidades para que, de la mano de su santa Madre, el Señor me escuche mejor.

El primer misterio es para lo más reciente, lo que me preocupa, lo urgente.

El segundo, por las intenciones del Prelado del Opus Dei, la Obra en general, mis hermanos  y mi hijo sacerdote (que también es mi hermano de vocación allí)

El tercero, por la Iglesia, por el Santo Padre, sus intenciones y por los sacerdotes, Iglesia perseguida, teólogos (para que sean estudiosos y fieles), etc.

El cuarto por mi familia y todas las familias. Por las necesidades espirituales y materiales; por los proveedores que se esfuerzan por traer lo necesario a casa. También por el que primero vaya a morir de mis seres queridos, incluyéndome.

El quinto, por mi apostolado; por mis amigas, por las conversiones, por los gobernantes y cualquier cosa relacionada.

Ahí está lo principal, pero hay tantas instancias para molestar a Dios que trato de no desperdiciarlas. He puesto éstas para ilustrar un modo eficaz y posible.

Marita

Prelatura del Opus Dei

noviembre 28, 2009

Duc in altum

Hoy se cumplen 27 años desde que el papa Juan Pablo II erigió al Opus Dei en prelatura personal.

Ese mismo año, unos meses antes, yo tuve mi conversión personal. Comencé a tomarme mi fe en serio y a buscar, en una  ciudad donde la Obra no había podido llegar aún, un rinconcito de la Iglesia Católica que me acogiera y sobre todo, que me satisficiera  con una explicación coherente las dudas doctrinales sobre demasiados temas que no terminaban de cerrarme con la doctrina de siempre. Algo me sonaba demasiado novedoso como para ser católico. Y comenzó mi peregrinación personal buscando ese remanso de luz y de paz para mi alma inquieta. Lo encontré, de la mano de mi hermana en la Obra de Dios y no se me pasó por la mente los peligros, sufrimientos, estudio, oración, paciencia y todo lo que se hubo de sortear para que cuando me aparecera yo, tocara la puerta a una institución eclesial con una cauce seguro, respetuoso de lo que es su espíritu, con el sello de garantía de la Iglesia de que estamos en la senda que Dios le hizo ver a nuestro Fundador el 2 de octubre de 1928.

No puedo menos que entonar un Te Deum por haber llegado a puerto seguro, el mismo año que el Opus Dei, yo, una nueva hija de San Josemaría.

Marita