Posts Tagged ‘Penitencia’

Confesión: necesidad humana, sacramento divino

agosto 29, 2010

Descargar nuestros corazones de pesos como son las culpas  es una necesidad muy humana, y algunos, humanamente también, necesitan pedir perdón al afectado, pero por su condición de hombres nunca habrá certeza de que se logró el objetivo y que todo está de nuevo en orden, casi siempre quedarán las marcas.

A los cristianos todos, Jesús nos dejó el sacramento de la Confesión de los pecados como un don de la Redención, es uno de los 7 sacramentos salidos de su costado abierto, pero instituídos antes de la Ascención.

Es muy rechazado por algunos que no conocen lo liberador que es presentarse ante ese tribunal en que me acuso sin fiscales, me oye el propio Jesús en la persona del sacerdote que me  perdonará en primera persona….”EGO TE ABSOLVO PECCATA TUA”, porque en ese momento actúa in persona Christi, por el poder de perdonar en su Nombre que les otorgó. Sólo Dios tiene poder para perdonar los pecados.

Donde se ha abandonado la confesión han aumentado  las visitas a los psicólogos y psiquiatras, pero hay quienes llegan al confesonario buscando una consulta médica y no es el objetivo del sacramento ni el lugar para ello. Cada cosa en su ámbito propio pues médicos hay muchos. Médicos de almas, pocos,  y los pacientes necesitados de ellos demasiados, ¡todo el mundo!

Anuncios

Mortificación cristiana

noviembre 6, 2009

Mortificación de Madre Teresa

A nuestra naturaleza le repugna el dolor,  lo rechazamos y hacemos lo posible por postergarlo, eliminarlo, o hacerlo menor, pero está ahí, a nuestro lado y hay que sacarle provecho, que para eso Dios encarnado nos vino a mostrar el camino. Algo de ésto hablábamos aquí*.

El dolor llegará sin falta -si ya no lo tenemos instalado en nuestro entorno- llegará a nuestra vida y hay que estar preparados con un entrenamiento continuo en este “arte” de saber sufrir cristianamente, y para eso tenemos las prácticas de mortificación que  ya aparecen descritas, aceptadas y buscadas desde el Antiguo Testamento  y los cristianos las hemos practicado siempre… o debiéramos.

No pensemos en cosas extraordinarias -las hay, pero no para cualquiera- sino en lo que nos toca cada día, y para ir entrando en el tema que será tocado muchas veces en este sitio, te sugiero leer este trocito del punto #138 de Amigos de Dios de san Josemaría. Propone y enseña a practicar el mejor tipo de mortificación, esa que no molesta a los demás y que apunta a la caridad con el prójimo.

Marita