Archive for the ‘Trato con Dios’ Category

Confesión: necesidad humana, sacramento divino

agosto 29, 2010

Descargar nuestros corazones de pesos como son las culpas  es una necesidad muy humana, y algunos, humanamente también, necesitan pedir perdón al afectado, pero por su condición de hombres nunca habrá certeza de que se logró el objetivo y que todo está de nuevo en orden, casi siempre quedarán las marcas.

A los cristianos todos, Jesús nos dejó el sacramento de la Confesión de los pecados como un don de la Redención, es uno de los 7 sacramentos salidos de su costado abierto, pero instituídos antes de la Ascención.

Es muy rechazado por algunos que no conocen lo liberador que es presentarse ante ese tribunal en que me acuso sin fiscales, me oye el propio Jesús en la persona del sacerdote que me  perdonará en primera persona….”EGO TE ABSOLVO PECCATA TUA”, porque en ese momento actúa in persona Christi, por el poder de perdonar en su Nombre que les otorgó. Sólo Dios tiene poder para perdonar los pecados.

Donde se ha abandonado la confesión han aumentado  las visitas a los psicólogos y psiquiatras, pero hay quienes llegan al confesonario buscando una consulta médica y no es el objetivo del sacramento ni el lugar para ello. Cada cosa en su ámbito propio pues médicos hay muchos. Médicos de almas, pocos,  y los pacientes necesitados de ellos demasiados, ¡todo el mundo!

Anuncios

Otras pocas letanías. Vamos avanzando

agosto 19, 2010

Nos tocan unas letanías que en nuestros tiempos y cultura nos pueden sonar extrañas. No he hecho una investigación para saber su historia   -que las hay- porque yo apunto más bien a orar aprovechando estas listas de dulces  títulos y piropos a la Virgen.

Espejo de Justicia: Tu Hijo, Madre, es el Justo y misericordioso. ¿Qué otra cosa podrías ser tú, criatura perfecta sino el fiel reflejo de su Justicia? pero justicia misericordiosa, que de otro modo nadie podría salvarse.

Asiento (o trono) de Sabiduría: La mujer más perfecta DEBE ser sabia, por si misma, pero además, tu hijo Jesús de Nazareth, es omnisciente, lo sabe todo y lo sabe bien. Es la Sabiduría por antonomasia, y se sentaba en tu falda cuando era pequeño. Eras su trono y eso no te lo quita nadie.

Debe de haber meditaciones profundas sobre este título, Señora, pero, como madre, no olvido el calorcito de mis hijos en mi regazo.

Causa de nuestra alegría: Sin comentarios casi, porque con tu FIAT hiciste posible la felicidad eterna por el Cielo que abrió Jesús.

Don y Misterio

julio 30, 2010

Muchos elementos complementarios formando una unidad de vida

Hace todo un plan de vida espiritual aprendido de la tradicición de la Iglesia multisecular que ha recogido y propuesto el Opus Dei para los que nos formamos bajo su alero acogedor, pero no terminó de entender que “ESO”, se entreteje con la vida misma que está hecha de trabajos y oraciones, de oraciones y trabajos, unidos, intercambiables si los vivimos con unidad de vida, sin hacer separaciones, pues hemos ofrecido todo nuestro día para Él, y así conviven todos los afanes nobles de cualquier vida sin contraponerse.

Mi amiga querida, buena y generosa no entendió eso tan básico pues se agobió pensando que se echaba otra carga sobre lo mucho y muy bien que hace ya, por su familia y otras cosas excelentes.

No entendió que ya lo hace todo. En su mente ha separado sus momentos conscientes y fuertes de prácticas piadosas -como la oración mental “con reloj” y la Santa Misa, por ejemplo- con su trabajo santificado.

Somos  amigas, y ha decidido seguir como cooperadora de la Obra  porque otra espiritualidad no le calza, pero……..

Realmente, la vocación es un privilegio, un don y misterio, como decía el buen Juan Pablo II, y la libertad va por delante. No hay vocación posible sin ella.

Curso de Retiro 2010

julio 8, 2010

Vengo llegando de mi curso de retiro 2010. ¡Tres días lejos del mundanal ruido y no se acabó el planeta por eso! más bien el mundo mejoró porque 24 mujeres de todos portes y circunstancias hemos decidido ser un poquito mejor…por un año…. pero aunque nos durara tan solo el trayecto hasta llegar a casa y encontrar que todo ahí sigue parecido a como lo dejamos ya habrá valido la pena.  Vale la pena, ¡sí, señor!

4 Piropos encendidos a nuestra Madre

junio 19, 2010

La serie de letanías en que tratamos de Madre a santa María tiene trece advocaciones. Llevamos contempladas seis. Terminamos ahora con ellas  para pasar proximamente a  las seis en que recordaremos su virginidad perpetua. Parece contradictorio, pero María es una Madre Virginal.

Madre amable: Puedo imaginar tu trato hacia Jesús, delicado, amoroso, discreto y alegre…..Madre alegre sería una bella letanía como para contemplarla para no perder ese rasgo del cristianismo atractivo.

Madre admirable: Que de la admiración que nos produce contemplar tu vida de amor y servicio nazca en nosotros el deseo eficaz de imitarte, Señora.

Madre del buen consejo: Cuando nos vamos haciendo mayores debieran tener más peso las opiniones y consejos que vertimos. ¡Consíguenos con el Espíritu Santo darlos según sus inspiraciones! Protégenos del escándalo que podemos producir por aconsejar mal.

Madre del Creador: si Jesús es Dios, tu eres Madre de Dios. En la misma línea eres Madre del Salvador, primera y segunda personas del a Santísima Trinidad, y por ello motivo de escándalo para nuestros hermanos separados, los protestantes.

Eres madre de Jesús que tiene dos naturalezas inseparables donde la divina “eleva” la naturaleza humana del Dios encarnado. Jesús es Dios. ¿De qué otro modo podemos tratar a su Madre sino como Madre de Él? y Jesús está unido a las otras dos personas divinas. No hay ningún problema. Nunca estaremos satisfechos con lo que se diga a favor de santa María:  “De Maria numquam satis”

¿Segunda oportunidad para el apostolado?

junio 9, 2010

La semilla más pequeña llegará a ser un árbol frondoso, que cobijará pájaros y dará buenos frutos.

He pensado -y dicho- que lo que dejemos de hacer en cuanto a apostolado ya no lo hicimos. Si miráramos para atrás sólo estaría nuestra sombra. No habrá nadie que pueda suplir nuestra omisión. Alguien perseverará en el error, o nunca conocerá al Dios que ama personalmente y nos conoce por nuestros nombres.

Lo he pensado, lo he sentido y me ha pesado, pero de repente, he recordado un comentario al pasar que hizo una jovencita que decía a otra: “Siempre hay una segunda oportunidad en el apostolado”

¿Será así?  Ojalá, porque a veces uno se pone pesimista y piensa en un triste y desinflado ” ya nunca más”, pero Dios tiene caminos que desconocemos y que nos sorprenden.  ¿Quién puede acortar su poder en éste y otros temas?

A veces he sentido que no me entendían, que ha primado la pereza, la tibieza, el orgullo, la condición social y otras consideraciones cuando algunos han dejado de lado mi esfuerzo apostólico, y el recuerdo de la segunda oportunidad me ayudan a no cejar en la lucha por extender el Reino de Dios a nuestro estilo, por la  amistad y confidencia.

Dice san Josemaría:
Convéncete: cuando se trabaja por Dios, no hay dificultades que no se puedan superar, ni desalientos que hagan abandonar la tarea, ni fracasos dignos de este nombre, por infructuosos que aparezcan los resultados.

Surco 110

15 minutos "por reloj"

junio 4, 2010

En el Opus Dei, nuestras normas del Plan de Vida, o sea las devociones que tenemos o los ratos dedicados especialmente a Dios, tienen un límite bien acotado por minuteros y segunderos. Esto tanto para levantarnos como para la lectura espiritual o el rato de oración, y bien me parece, porque estamos en el mundo con sus exigencias normales para un laico.

La lectura espiritual dura un cuarto de hora en total, ni más ni menos.  ¿Es poco? No me parece, pues leemos 3,8 días del año, lo suficiente como para ir teniendo una base doctrinal y ascética importante….en teoría, obvio. Luego hay que ponerlo por obra. Para eso está la oración para ver cómo….y es tema de otro post.

Comenzamos invocando al Espíritu Santo, pues es una lectura que debe explotar en oración y conocimiento de Dios, que no es cualquier cosa.

Leemos un trozo del Nuevo Testamento -un par de minutos “masticados”- y el resto lo empleamos en un libro bien elegido,  generalmente sugerido por nuestros directores. Nos conocen bien y saben el alimento intelectual y del alma que nos conviene en ese momento.

Al tener bien definido el tiempo empleado podemos organizarnos durante el día para hacerlo con calma y provecho. Me encanta. Se ha pensado en todo para ayudarnos.

Curso de retiro de 3 días

mayo 30, 2010

¿Cuál fue tu primer medio de formación al que asististe en el Opus Dei?, me han preguntado, y para sorpresa del que pregunta, les respondo que un curso de retiro de tres días, en silencio y alojando en la casa en que se predicaba.

_¡NOOOOOOO! , me han dicho, y _Síííí,  fue mi respuesta. Así fue, y no me pareció extraño para nada, más bien estaba tan contenta que consideré durante mucho tiempo que era el modo lógico de comenzar algo como conocer más de cerca y de verdad la Obra de Dios, no por los ecos de los que “dicen que alguien dijo que dijeron una vez por allá lejísimos”.

Con el tiempo comprendo que es un modo algo extraordinario de empezar, a juzgar por los problemas que se imaginan que tendrán para ir a esta actividad una vez por año. Sienten que si se ausentan 3 días del hogar o trabajo ¡a lo menos se intoxica masivamente la familia o se incendia la industria!

Retirarse  es estar con Dios, preguntarle cosas, contarle las nuestras, mirarnos por dentro, pensar en la relación con los demás y conocernos  como pocas veces podemos, por la prisa con que vivimos, cara a cara, honestamente, con la ayuda del que predica que va tocando esas teclas de nuestras vidas y ver qué tan armoniosas son y qué tan afinadas están, y todo sin ir buscando un gurú en los Himalayas.

Vale la pena. Se descansa y salimos renovados.

Dice san Josemaría:

Días de retiro. Recogimiento para conocer a Dios, para conocerte y así progresar. Un tiempo necesario para descubrir en qué y cómo hay que reformarse: ¿qué he de hacer?, ¿qué debo evitar? (Surco 177)

Y tú, ¿lo has intentado?

¡Qué ganas de gritar por todos lados!

abril 7, 2010

Visita al Santísimo

He hecho un viaje largo y lejos. He estado en lugares maravillosos y siempre pendiente de los horarios de misas, de iglesias donde hacer una visita al Santísimo Sacramento que es parte de nuestro Plan de Vida, con la ilusión de encontrarme al MISMO Señor de mi calle, resucitado y glorioso, prisionero en el tabernáculo, esperándome y esperando a los habitantes de esas latitudes del sur de mi país. ¡Y está tan solo! tan vacíos los lugares en que se le reserva porque, por alguna razón -que en principio fue por respeto y para permitir el recogimiento- lo arrinconaron en alguna esquina de los templos y catedrales (estuve en varios y encontré lo mismo), tanto, que las personas se quedan extasiadas ante la estatua de un santo de su devoción y no pasan a saludar al Rey de reyes, al Señor, Dios del Universo, a Jesús sacramentado que está ahí, unos metros más allá….

En realidad sí hubo personas que estuvieron ahí mientras duraron mis visitas, pero eran la excepción, por lo que me daban tantas ganas de poder hacer una catequesis, de ayudar a gritar a todos los vientos que busquemos anhelantes la Presencia real del Señor sacramentado, que le acompañemos haciendo un rato de oración, que ahí está Betania, que estamos con el Amigo….¡tantas cosas! y de paso me examino por las demasiadas veces en que por cualquier nimiedad, pereza u otra causa he sido yo la que lo ha dejado solo en el sagrario y me dan ganas de decir como los niños: ¡Nunca más, Jesús! ¡nunca más te dejo solo!

Jesús se quedó en la Eucaristía por amor…, por ti. —Se quedó, sabiendo cómo le recibirían los hombres… y cómo lo recibes tú. —Se quedó, para que le comas, para que le visites y le cuentes tus cosas y, tratándolo en la oración junto al Sagrario y en la recepción del Sacramento, te enamores más cada día, y hagas que otras almas —¡muchas!— sigan igual camino.

Forja, 887

Acción y vida interior: buena dupla

abril 3, 2010

Una amiga mía querida y emparentada ha asistido a medios de formación de la Obra varios años ya, y a quién la quiere oir le dice lo muy bien que le han hecho, pero este año duda de seguir por que no sabe si aparte de formarse -“oír charlas”  dice ella- el Opus Dei le puede ofrecer algo más….

No es primera vez que me topo con un caso así en que lo que buscan no es un encuentro con el Señor  en su vida interior para de ahí pasar a la acción donde su libre albedrío las lleve con rectitud de intención y buscando en todo a Dios. Buscan moverse pero en cierto modo desean ser dirigidas en la acción por “alguien” , ojalá algún eclesiástico, y como en la Obra somos laicos mayores de edad y muy libres de tener iniciativas sin moldes predeterminados ni mandados por nadie, salvo por los mandamietos comunes a los cristianos, y no terminan de entender.

Estas personas son buenas, ¡buenísimas!, pero no les entra eso de “por añadidura” a que lleva el “buscar a Dios y su justicia”; buscan la acción separada de la oración, de la contemplación. Quieren ser Marta y no María, y no comprenden que hay que unir las dos cosas con unidad de vida.

Meditar ésto me hace entender a mí lo novedosísima que es la Obra, y por qué a san Josemaría le costó tanto ser comprendido y que le hayan dicho que llegó con 100 años de antelación con su propuesta, y es claro: Dios toma la iniciativa y a nosotros nos queda tratar de ir “al paso de Dios”


Me dices que sí, que estás firmemente decidido a seguir a Cristo.
—¡Pues has de ir al paso de Dios; no al tuyo!
De Forja, punto 531