Archive for the ‘Trabajo’ Category

Don y Misterio

julio 30, 2010

Muchos elementos complementarios formando una unidad de vida

Hace todo un plan de vida espiritual aprendido de la tradicición de la Iglesia multisecular que ha recogido y propuesto el Opus Dei para los que nos formamos bajo su alero acogedor, pero no terminó de entender que “ESO”, se entreteje con la vida misma que está hecha de trabajos y oraciones, de oraciones y trabajos, unidos, intercambiables si los vivimos con unidad de vida, sin hacer separaciones, pues hemos ofrecido todo nuestro día para Él, y así conviven todos los afanes nobles de cualquier vida sin contraponerse.

Mi amiga querida, buena y generosa no entendió eso tan básico pues se agobió pensando que se echaba otra carga sobre lo mucho y muy bien que hace ya, por su familia y otras cosas excelentes.

No entendió que ya lo hace todo. En su mente ha separado sus momentos conscientes y fuertes de prácticas piadosas -como la oración mental “con reloj” y la Santa Misa, por ejemplo- con su trabajo santificado.

Somos  amigas, y ha decidido seguir como cooperadora de la Obra  porque otra espiritualidad no le calza, pero……..

Realmente, la vocación es un privilegio, un don y misterio, como decía el buen Juan Pablo II, y la libertad va por delante. No hay vocación posible sin ella.

El Opus Dei no saca a nadie de su sitio

julio 20, 2010

¡Qué poco comprenden algunas personas esta afirmación de nuestro Fundador! y es tan sencillo como que en cualquier lugar en que nos ha puesto la Providencia debemos ser cristianos al 100%, ahí debemos santificarnos sin esperar necesariamente un cambio de estado como puede ser de laico a religioso, muy legítimo y deseable para los que han sido llamados por ese camino, pero lo normal es que nos quedemos donde estábamos, poniendo una intencionalidad nueva para servir a Dios con todo el corazón, el alma, la mente, y los talentos para su Gloria que coincidirá con lo mejor para nosotros, nuestra felicidad.

Alguno ha pensado que se predica una  falta de  promoción social, intelectual u otras al decir “que no saca a nadie de su lugar”, y no es así, pues si por el trabajo santificado te ascienden, o te va mejor en tus negocios,  es por  los designios del Señor, al igual que se puede cumplir cabalmente y no lograr éxitos humanos. En ambos casos diremos “Omnia in bonum”. Si se han puesto los medios, el resultado es cosa del Señor.

Esto no es novedad absoluta en la Iglesia, pero san Josemaría lo ha recordado y puesto en práctica. Ya lo decía san Pablo en 1 Cor,7 17-24

Ofrece tu trabajo, por favor

julio 14, 2010

El trabajo es  lugar de encuentro con Cristo y una ocasión fantástica de servir al prójimo, de ayudar a los demás, de pedir por ellos.

Hay personas tan ocupadas en trabajar que piensan que no les queda tiempo para rezar, aunque les gustaría enormemente.

Se equivocan.

El trabajo bien hecho, con rectitud de intención, con deseos de amar y tratar a Dios, con afán de purificación personal y ayuda a los demás, es oración. De ahí la importancia de tomar conciencia de este tesoro, herramienta útil para alcanzar el Cielo.

Tenemos que ofrecerlo. Cada uno a su estilo. Cada uno con sus palabras. No hay necesariamente que utilizar oraciones hechas, lo cual es una gran ventaja para los que vamos perdiendo memoria.

Cada mañana: Señor, te ofrezco mi trabajo, que sea para Tí para tu gloria. Y ya está. No necesita más protocolo. El trato con el Señor es de lo más sencillo y descomplicado.

¿Ofreces tu trabajo? ¿Enseñas a otros a que lo ofrezcan? Y lo mejor: ¡puedes ofrecer el trabajo de los demás!

Tengo que reconocer que estoy rodeada de gente que trabaja muchísimo mejor que yo; personas buenísimas que no tienen conciencia de esta dimensión sobrenatural del trabajo. En cierta ocasión oí que yo podía ofrecer ese trabajo por ellos y así lo vengo haciendo.

Hazlo tú también, el mundo será nuestro y lo habremos ganado para Dios:)

TINTA

¿Trabajar en verano?

julio 4, 2010

Trabajar en verano es como trabajar en invierno pero…con más calor.

Las altas temperaturas en el Sur de España dificultan enormemente cualquier labor.

De hecho, en verano hay quien queda para tomar café a las cuatro de la tarde y para esto hay que estar loco  o  sencillamente ser del Opus Dei.

Ciertamente viene a ser lo mismo-lo de la locura- porque los del Opus Dei estamos locos, aunque nuestra locura es muy sensata ya que nace y crece en relación directa con el amor.

Y porque amamos a Dios y al mundo apasionadamente, ponemos el mismo empeño en hacer las cosas bien con frío o con calor.

Pero quiero subrayar el mérito que tiene desempeñar un trabajo, con la misma energía a 20º grados que a 40º. Es más. Me gustaría que todos aquellos que piensan que Andalucía está llena de “vagos” vieran el esfuerzo titánico que hay que hacer para mantener un ritmo laboral pese a las inclemencias del tiempo.

Pero me voy del tema, perdonadme, debe ser el calor…:)

Lo que quiero transmitir en este artículo es que todo trabajo ofrecido a Dios, hecho por amor, vivido con sencillez sobrenatural, es punto de encuentro con Cristo, es herramienta de santificación, medio de salvación personal y oportunidad de corredimir a nuestros hermanos los hombres.

Abundaré sobre cómo se ofrece el trabajo porque me queda la duda de si sabéis cómo se hace. Yo lo se porque me lo han enseñado.

Tinta