Archive for 29 junio 2010

¿Donde están las llaves?

junio 29, 2010

Hoy es un buen día para buscar al guardián de las llaves.

Sin duda estoy pensando en San Pedro-el primer Papa de la historia de la Iglesia- Aquél hombre rudo que le vencía el amor y al que se le otorgó poder de atar y desatar en la Tierra y en el Cielo.

Pero no sólo pienso en él, ya que hoy celebramos también la fiesta de San Pablo.

Dos colosos del amor, dos colosos del apostolado, dos colosos defensores de Cristo con su propia vida.

Hoy les pido que cuiden de nosotros: a San Pedro que nos de unas clases sobre apertura de puertas y a San Pablo le pido que tire a más de uno del caballo.

Los dos son patronos del Opus Dei, los dos, con su testimonio de vida han llegado a ser conocidos y estudiados veinte siglos después. Estos hombres sin duda, tienen mucho que enseñarnos.

Hoy alzo mi copa por ellos y todos los que celebran su onomástica: ¡FELICIDADES!

Tinta

Anuncios

26 de junio. Misa de san Josemaría en Santiago de Chile

junio 26, 2010

La niña “emo” lucía un poco como éstos, pero sin agujeros de piercings ni tatuajes

Vengo llegando de la misa solemne para recordar  el día en que partió al cielo el  fundador del Opus Dei. Lo celebramos en la Catedral de la capital de Chile y en muchos otros lugares a lo largo de mi país.  Cada vez en más y más localidades.

Pensé que, ya que el lunes es feriado acá, por lo tanto un “fin de semana largo”, ralearían los asistentes, pero pude comprobar que no, y haga frío o calor, llueva o truene -es invierno- ahí estamos apiñaditos y hay gente hasta arriba de los altares laterales. ¡Es un fenómeno!

Los fieles de la Obra en mi patria somos unos 3.000, pero la devoción al Fundador está muy extendida.  Sólo en esta misa seríamos más de la mitad de ese número,  unos 1.500 por lo bajo; el resto, parientes, amigos, bienhechores, cooperadores, monjas -¡muchas religiosas!- y me encanta lo variopinto de los asistentes.

Me daba risa ver una niña “emo”, de esas rebeldes que se dejan el pelo negro, y lo peinan cuidadosamente liso y sobre un ojo; se supone que así demuestran su malestar con la sociedad,  pero ésta estaba siguiendo devotamente la santa misa….. como ven, había de todo. Da gusto así, pues el llamado universal a la santidad del cual fue precursor ha calado en todos los estratos de la sociedad.

La homilía se refirió al concepto que san Josemaría tenía del sacerdocio y su dedicación a ellos por años de años dando tantas de retiros para el clero diocesano español pese al agotamiento por el mucho trabajo y enfermedades que padecía. Me gustó que se hablara de ello. Era oportuno, y seguía a Benedicto XVI en esta preocupación.

Dejo acá una carta del vicario del Opus Dei en Chile al diario El Mercurio, aparecida hoy y que habla de eso mismo.

Nos dejó Tere Zumalde. Descanse en paz

junio 23, 2010

Tere Zumalde, numeraria española, vasca “de Bilbao”, dejó  su trabajo, su apostolado, su pedagogía y su vida en Chile, ¡cuánto le debemos y le debo yo, en singular!

Ella fue una de las que comenzó la labor en Buenos Aires, Argentina, y entre sus encargos, fue la directora del Curso de estudios para supernumerarias cuando lo hice yo los años 1995 y 1996. Era rigurosa, exigente y alegre a la vez, con esa chispa tan ibérica, tan especial.

La formación que nos daba nos dejaba una marca porque había sido por años la encargada de las mujeres de la Obra en Chile y su experiencia y autoridad por encarnar primero ella los ideales que trasmitió, no la discutía nadie. No hacía ni decía por hacer o decir. Lo vivía.

Sin ir más lejos, ayer, un par de horas antes del accidente vascular que terminó con su fructífera vida, yo la citaba en un círculo como autoridad que para mi fijó un modo de hacer las cosas. Siempre la tengo presente.

Estaba enferma hace un tiempo, lo de ayer fue el final, nada más. Estaba preparada y era respetada y querida. ¿Qué más se puede pedir? por eso la recordaré siempre diciendo: “NO ME CAMBIO POR NADIE”

4 Piropos encendidos a nuestra Madre

junio 19, 2010

La serie de letanías en que tratamos de Madre a santa María tiene trece advocaciones. Llevamos contempladas seis. Terminamos ahora con ellas  para pasar proximamente a  las seis en que recordaremos su virginidad perpetua. Parece contradictorio, pero María es una Madre Virginal.

Madre amable: Puedo imaginar tu trato hacia Jesús, delicado, amoroso, discreto y alegre…..Madre alegre sería una bella letanía como para contemplarla para no perder ese rasgo del cristianismo atractivo.

Madre admirable: Que de la admiración que nos produce contemplar tu vida de amor y servicio nazca en nosotros el deseo eficaz de imitarte, Señora.

Madre del buen consejo: Cuando nos vamos haciendo mayores debieran tener más peso las opiniones y consejos que vertimos. ¡Consíguenos con el Espíritu Santo darlos según sus inspiraciones! Protégenos del escándalo que podemos producir por aconsejar mal.

Madre del Creador: si Jesús es Dios, tu eres Madre de Dios. En la misma línea eres Madre del Salvador, primera y segunda personas del a Santísima Trinidad, y por ello motivo de escándalo para nuestros hermanos separados, los protestantes.

Eres madre de Jesús que tiene dos naturalezas inseparables donde la divina “eleva” la naturaleza humana del Dios encarnado. Jesús es Dios. ¿De qué otro modo podemos tratar a su Madre sino como Madre de Él? y Jesús está unido a las otras dos personas divinas. No hay ningún problema. Nunca estaremos satisfechos con lo que se diga a favor de santa María:  “De Maria numquam satis”

Con el paso cambiado

junio 16, 2010

El otro día estuve en un funeral y nada más entrar percibí que el “pueblo” no era muy católico:)

Buena fe sí, y buenísima gente, pero con el paso cambiado.

La mitad de la Misa la dialogamos el sacerdote y yo, de tal modo que los que estaban delante mía se volvieron a mirarme. Supongo que querían saber si tenía aspecto humano o extraterrestre.

Llegando al padrenuestro las voces aumentaron considerablemente, y es que una cosa es la liturgia eucarística y otra la oración por excelencia.

Bien, pues en la petición de los fieles estábamos, cuando todo el pueblo se sentó y yo me puse de pie. Una amiga que estaba conmigo me tiraba del pantalón y decía que me sentase…y yo de pie.

– ¿Porque todos lo hagan mal tengo que hacerlo mal yo también?-le pregunté.

Pero es que no me dio tiempo a recuperarme del sofoco cuando todos decidieron ponerse de pie mientras yo permanecía sentada, esta vez con el apoyo de mi amiga, que no pudo contener un ataque de risa. Ni yo tampoco.

Es lo que suele pasar. Primero la risa inoportuna en cualquier funeral y segundo que un numero considerable de creyentes sólo van a misa cuando toca boda o entierro.

Yo creo que Dios nos mira y se echa las manos a la cabeza pensando qué hijos más torpes somos.

Pero también creo que sonríe.

Tinta

El año sacerdotal ha terminado, ¡pero no las oraciones por ellos!

junio 12, 2010

¡Y se acabó el Año sacerdotal, que nos propuso Benedicto XVI tan oportunamente!  Se acabó, pero no pueden acabarse los rezos, las oraciones y el cuidado por los sacerdotes, por TODOS los sacerdotes.

Entre muchas opciones, les dejo ésta, que encuentro preciosa y muy realista, como me gustan a mí:

Omnipotente y Eterno Dios: dígnate mirar el rostro de tu Cristo, Eterno y Sumo Sacerdote, y por amor a ÉL, ten piedad de tus sacerdotes.

Recuerda, oh Dios misericordioso, que no son sino débiles y frágiles criaturas. Mantén vivo en ellos el fuego de tu amor. Guárdalos junto a Ti, para que el enemigo no prevalezca contra ellos, y para que en ningún momento sean indignos de su sublime vocación.

  • ¡Oh Jesús!, te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes;
  • por tus sacerdotes tibios e infieles;
  • por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones;
  • por tus sacerdotes que sufren la tentación;
  • por tus sacerdotes que sufren soledad y desolación;
  • por tus jóvenes sacerdotes;
  • por tus ancianos sacerdotes;
  • por tus sacerdotes agonizantes;
  • por las almas de tus sacerdotes que padecen en el Purgatorio.

Pero sobre todo, te encomiendo a los sacerdotes que me son más queridos: al sacerdote que me bautizó, al que me absolvió de mis pecados; a los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y que me dieron tu Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión; a los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, me alentaron y aconsejaron; a todos los sacerdotes a quienes me liga una deuda de gratitud.

¡Oh Jesús!, guárdalos a todos junto a tu Corazón y concédeles abundantes bendiciones en el tiempo y la eternidad. Así sea.

San Josemaría describió muy bien el misterio y el don del sacerdocio en su homilía Sacerdote para la eternidad.

¿Segunda oportunidad para el apostolado?

junio 9, 2010

La semilla más pequeña llegará a ser un árbol frondoso, que cobijará pájaros y dará buenos frutos.

He pensado -y dicho- que lo que dejemos de hacer en cuanto a apostolado ya no lo hicimos. Si miráramos para atrás sólo estaría nuestra sombra. No habrá nadie que pueda suplir nuestra omisión. Alguien perseverará en el error, o nunca conocerá al Dios que ama personalmente y nos conoce por nuestros nombres.

Lo he pensado, lo he sentido y me ha pesado, pero de repente, he recordado un comentario al pasar que hizo una jovencita que decía a otra: “Siempre hay una segunda oportunidad en el apostolado”

¿Será así?  Ojalá, porque a veces uno se pone pesimista y piensa en un triste y desinflado ” ya nunca más”, pero Dios tiene caminos que desconocemos y que nos sorprenden.  ¿Quién puede acortar su poder en éste y otros temas?

A veces he sentido que no me entendían, que ha primado la pereza, la tibieza, el orgullo, la condición social y otras consideraciones cuando algunos han dejado de lado mi esfuerzo apostólico, y el recuerdo de la segunda oportunidad me ayudan a no cejar en la lucha por extender el Reino de Dios a nuestro estilo, por la  amistad y confidencia.

Dice san Josemaría:
Convéncete: cuando se trabaja por Dios, no hay dificultades que no se puedan superar, ni desalientos que hagan abandonar la tarea, ni fracasos dignos de este nombre, por infructuosos que aparezcan los resultados.

Surco 110

2 letanías meditadas

junio 8, 2010

Seguimos dos pasos más adelante en la lista de “piropos encendidos” a santa María, Madre de Dios y madre nuestra.

Madre intacta, o Madre íntegra, pues pese a ser verdaderamente Madre de Jesús, has permanecido siempre virgen, intacta, antes, durante y después de tu parto, María.

También la han traducido como Madre sin corrupción. ¿Cómo te ibas a corromper, señora, si eres de una pieza? No hay fisuras en ti, ni dobleces, ni gérmenes de mal alguno. Me encanta.

Madre sin mancha de pecado: Suena redundante, y lo sería si no es porque es tan extraordinaria esta característica tuya que todo parece poco. Repitiendo la idea, queremos desagraviar por las blasfemias y ofensas con que han tratado de ensuciar esta belleza tuya sin lograrlo.


15 minutos "por reloj"

junio 4, 2010

En el Opus Dei, nuestras normas del Plan de Vida, o sea las devociones que tenemos o los ratos dedicados especialmente a Dios, tienen un límite bien acotado por minuteros y segunderos. Esto tanto para levantarnos como para la lectura espiritual o el rato de oración, y bien me parece, porque estamos en el mundo con sus exigencias normales para un laico.

La lectura espiritual dura un cuarto de hora en total, ni más ni menos.  ¿Es poco? No me parece, pues leemos 3,8 días del año, lo suficiente como para ir teniendo una base doctrinal y ascética importante….en teoría, obvio. Luego hay que ponerlo por obra. Para eso está la oración para ver cómo….y es tema de otro post.

Comenzamos invocando al Espíritu Santo, pues es una lectura que debe explotar en oración y conocimiento de Dios, que no es cualquier cosa.

Leemos un trozo del Nuevo Testamento -un par de minutos “masticados”- y el resto lo empleamos en un libro bien elegido,  generalmente sugerido por nuestros directores. Nos conocen bien y saben el alimento intelectual y del alma que nos conviene en ese momento.

Al tener bien definido el tiempo empleado podemos organizarnos durante el día para hacerlo con calma y provecho. Me encanta. Se ha pensado en todo para ayudarnos.

La primera vez

junio 2, 2010

Ha sido la primera vez para mi amiga.

Ella no tiene fe, aunque le gustaría,  no sabe si cree o no, si existe Dios o no pero La Virgen…la Virgen es incuestionable.

Os he hablado de Sara y con tal motivo le propuse subir a una ermita y rezar un Rosario pidiendo la curación de esta niña que ya ha superado la cuarentena.

Se lo pensó y me dijo que sí.

Y fuimos:

Al entrar en la ermita, hice la genuflexión y me arrodillé en un banco.

-¿Qué haces?

-Chiquilla, que el Rosario lo empezamos de rodillas

-Yo no, yo no

-¿Tienes algún problema de rodillas?

Entonces se arrodilló y dimos comienzo al primer padrenuestro del primer misterio.

Como no me contestaba le pregunté:

-¿Qué pasa?

-No sé, yo creía que lo rezabas tu sola.

-No, no, esto funciona diciendo yo y respondiendo tú.

-¡Ah!

Cinco Avemarias después…

-¿Y vamos a rezar 50?

-Sí, pero no a la vez, tu no te preocupes, de una en una:)

Conseguimos llegar a las Letanias y terminar rezando por las almas del purgatorio.

Al comienzo de cada decena, ella fue leyendo una pequeña descripción de cada misterio.

Primero estaba un poco dispersa y poco a poco fue metiéndose en materia.

Cuando nos ibamos le pregunté:

-¿No será este nuestro primer y último rosario,no?

-No. Ha estado bien.

Desde luego para mi ha sido una de las experiencias más entrañables en cuestión de rezar el Rosario.

Seguro que la Virgen se lo pasó pipa y yo también:)

Tinta