Archive for 30 mayo 2010

Curso de retiro de 3 días

mayo 30, 2010

¿Cuál fue tu primer medio de formación al que asististe en el Opus Dei?, me han preguntado, y para sorpresa del que pregunta, les respondo que un curso de retiro de tres días, en silencio y alojando en la casa en que se predicaba.

_¡NOOOOOOO! , me han dicho, y _Síííí,  fue mi respuesta. Así fue, y no me pareció extraño para nada, más bien estaba tan contenta que consideré durante mucho tiempo que era el modo lógico de comenzar algo como conocer más de cerca y de verdad la Obra de Dios, no por los ecos de los que “dicen que alguien dijo que dijeron una vez por allá lejísimos”.

Con el tiempo comprendo que es un modo algo extraordinario de empezar, a juzgar por los problemas que se imaginan que tendrán para ir a esta actividad una vez por año. Sienten que si se ausentan 3 días del hogar o trabajo ¡a lo menos se intoxica masivamente la familia o se incendia la industria!

Retirarse  es estar con Dios, preguntarle cosas, contarle las nuestras, mirarnos por dentro, pensar en la relación con los demás y conocernos  como pocas veces podemos, por la prisa con que vivimos, cara a cara, honestamente, con la ayuda del que predica que va tocando esas teclas de nuestras vidas y ver qué tan armoniosas son y qué tan afinadas están, y todo sin ir buscando un gurú en los Himalayas.

Vale la pena. Se descansa y salimos renovados.

Dice san Josemaría:

Días de retiro. Recogimiento para conocer a Dios, para conocerte y así progresar. Un tiempo necesario para descubrir en qué y cómo hay que reformarse: ¿qué he de hacer?, ¿qué debo evitar? (Surco 177)

Y tú, ¿lo has intentado?

3 Rosarios originales

mayo 25, 2010

Para rezar el santo rosario es ideal tener ese instrumento de cuentas que todos conocemos y su nombre se ha hecho genérico para cualquier objeto similar, como el “Tasbith” de los musulmanes que llamamos “rosario” musulmán.

Es ideal usarlo al rezar esa devoción, pero si faltara, el ingenio lo suple como a continuación cuento:

Un monje benedictino alemán, que vino a fundar su orden en Chile, contaba que siendo prisionero de guerra, no lograba llevar la cuenta mientras hacía trabajos forzados, hasta que un día encontró un trozo de cordel delgado y le hizo 10 nudos: ya tenía su rosario y lo conservó hasta su liberación.

Marta, una anciana vecina mia, rezaba el día entero rosario tras rosario, hasta que la vejez se la llevó. No era raro verla pasar concentrada en sus oraciones, pero sus cuentas  eran muy sui generis: los tejía a ganchillo pues los perdía por montones y no tenía medios para reponerlos a ese ritmo.

Para terminar de dar ideas, y por eso escribo este post, ayer estábamos con mi esposo desgranando porotos granados (frijoles tiernos pero ya con granos) y nos pusimos a rezar el rosario. Con las manos ocupadas era difícil pasar cuentas, por lo que se me ocurrió poner 10 granos en la mesa e irlos pasando de un lado a otro en cada misterio.

Creo que en todos los casos la Virgen debe haber estado contenta.

Madre, llámala MADRE, que lo es.

mayo 22, 2010

Madre Íntegra

Seguimos con otras letanías en que la llamamos por el título más entrañable de santa María: madre.

Madre de la Divina Gracia: Los cristianos tenemos bien experimentado que las gracias nos llegan de manos de la Virgen. Muchas veces se palpa su intercesión.  Si Cristo es cabeza del Cuerpo Místico que es la Iglesia, María es el “cuello” por donde pasan todas las gracias a los demás miembros.

Madre Purísima: Pura, no sólo casta, sino pura, sin mancha alguna de pecado…..¡ninguna falta! Señora, ayúdanos a no transar con el pecado venial deliberado, ni el más pequeño.

Madre Castísima: Castísima, señora, en superlativo. Tus hijos caemos en estos temas por fragilidad, por la herida del pecado original y por un mundo erotizado. Nos rodea el mal ambiente, hediondo, de la impureza, y queremos imitarte. ¡No nos dejes, Madre nuestra!

Madre…….san Josemaría nos decía en Camino 516:

¡Madre! —Llámala fuerte, fuerte. —Te escucha, te ve en peligro quizá, y te brinda, tu Madre Santa María, con la gracia de su Hijo, el consuelo de su regazo, la ternura de sus caricias: y te encontrarás reconfortado para la nueva lucha.

¿Me oye Dios?

mayo 20, 2010

Un pilar del cristiano es la oración.

Yo rezo y pido a Dios. He pedido un milagro grande-una curación de un cáncer terminal- Pero Dios no me ha oido y tomando prestadas las palabras de Marta le digo: ¡Ah, Jesús, si hubieses estado aquí Loreto no habría fallecido!

Loreto se quedó profundamente dormida el día de la Virgen de Fátima y ese fue su último día terrenal…

Pero Dios si me oye, de hecho, además de oirme, me presta toda su atención, hasta el punto de amarme con locura, porque soy su hija.

Ciertamente no sabemos qué pasa con esas oraciones que aparentemente no obtienen resultados, pero la fe es clara en esto: nada es estéril y Dios se vale de nuestras oraciones siempre.

¿De qué servirán?¿A quién ayudarán?¿Qué cosas maravillosas descubriremos que pudieron realizarse gracias a nuestra oración…?

No lo sabemos, pero rezamos porque así nos lo dice Jesús en su vida pública, porque el Catecismo de la Iglesia dedica una de sus partes a explicar la importancia de la oración. Rezo porque confío plenamente en que Dios atiende mis súplicas, y como fruto inmediato, la primera beneficiada soy yo, que aprendo a ser humilde, a no rendirme, a confiar, a esperar, a insistir.

Dios nos da la vida y cuando considera que estamos preparados para volver a Él, nos llega la muerte.

Ahora, con la muerte de Loreto no acaban mis oraciones.

Ahora continúo, y pido por ella para que se haya saltado el purgatorio, y por esos dos hijos que ha dejado, por su marido que tanto la quiso y por sus padres, hermanos y demás amigos. Al mismo tiempo, ahora pido a Loreto que me eche una mano en todos estos menesteres que ocuparán buen tiempo de mis rezos.

Dios me oye siempre, me quiere con locura y tengo el convencimiento y la certeza de que ninguna oración cae en saco roto, es más, creo que la oración tiene un valor grandioso, aunque ahora no podemos ni imaginarlo.

San Josemaría escribió en el punto 101 de Camino:

Persevera en la oración. —Persevera, aunque tu labor parezca estéril. —La oración es siempre fecunda

Tinta

A la vanguardia de la igualdad de "géneros"

mayo 18, 2010

En nuestra sociedad, lo normal es que desde que te casas pases a ser la señora de Fulánez, y muchas mujeres están contentas con ese cambio. Si les gusta, ¡bien por ellas! y ojalá les guste hasta cumplir la promesa que han suscrito y que efectivamente sea “hasta la muerte los separe”.

En el Opus Dei las mujeres tenemos nombre propio, responsabilidad autónoma, libre albedrío total, libertad personal de hijas de Dios -que libre nos hizo- y ésto desde siempre.

En la Obra no soy señora de nadie, pese a la importancia que me han enseñado a darle a mi marido, que es anterior a los hijos y será el que se deba quedar conmigo cuando los chicos terminen de irse de casa, pero me llamo igual que en mi carné y debo responder por mis actos en forma informada y consecuente con lo que creo y a lo que me he comprometido.

Nunca me han coaccionado a hacer o dejar de hacer algo. A lo más una sugerencia para ampliar mis opciones, pero jamás una toma de decisiones por mí, que esas son mías y cada uno responde por su actuar.

Las mujeres en el Opus Dei tenemos todo separado, y estamos en todos los campos del hacer y del saber. En TODOS.  Nos preparamos y formamos para hacerlo con nuestras peculiaridades femeninas, pero sin “discriminaciones positivas”  y ésto desde que San Josemaría entendió que Dios quería a las mujeres en el Opus Dei donde venimos batallando desde hace ya 80 años.  ¿Cuántos podrán decir algo así?

San Josemaría rompió esquemas de su tiempo, siempre ha estado a la vanguardia, y quisiera que leyeras la respuesta que da a ésta pregunta en una entrevista:

Monseñor, cada vez es mayor la presencia de la mujer en la vida social, más allá del ámbito familiar, en el que casi exclusivamente se había movido hasta ahora. ¿Qué le parece esta evolución? ¿Y cuáles son, a su entender, los rasgos generales que la mujer ha de alcanzar para cumplir la misión que le está asignada?

Letanías comentadas, una propuesta

mayo 15, 2010

Seguimos pensando en lo que decimos a nuestra Madre santa María. Comienza ahora es la serie en que la llamamos con el más tieno apelativo: Madre.

Santa Virgen de las vírgenes: No sé por qué está dedicada al sexo femenino cuando la virginidad -si corresponde- es para todos. Es una cosa poco apreciada en estos tiempos revueltos. Señora, ¡Ruega porque pasen  estos tiempos erotizados!

Madre de Cristo: Madre, en todas las circunstancias. En la calma y la tormenta, en las promesas de gloria y en la ignominia. Que yo aprenda a amar  como tú,  santa María.

Madre de la Iglesia: Con dolor podemos decir que otra vez estás en el Calvario, al lado de tus hijos deshonrados, sin renegar de nosotros en estos duros momentos. Madre, ¡no abandones a los redimidos por la sangre de tu Hijo, el inocente, que sufre en su Iglesia!

52 letanías a santa María

mayo 14, 2010

Letanías Lauretanas se llaman las invocaciones que hacemos al finalizar “el cuerpo” del santo rosario de María Virgen. No todos las rezan, y los que sí lo hacemos solemos recitarlas como un ritornello sin mayor atención, sin tener en cuenta el tesoro que se nos da para contemplar a Nuestra Señora en las diferentes advocaciones o nombres cariñosos que le hemos ido dando porque se los ha ganado.

Como dice san Josemaría: “Estalla ahora la letanía lauretana, siempre con esplendor de luz nueva y color y sentido distintos”

Este año 2010 es un año mariano en el Opus Dei pues las mujeres nos hemos incorporado a la Obra hace ya 80 años, desde que Dios se la hizo ver al Fundador el 14 de febrero de 1930.

Hoy, además es el día de Fátima y yo quiero comenzar una pequeña sección acá, con algunas consideraciones mías sobre las letanías, a ver si les doy ideas para rezarlas con más piedad. Hoy pondré unas pocas para terminar con todas las que hay oficialmente, aunque por amor a nuestra Madre podemos tener muchas propias, de devoción privada y ella estará muy feliz.

Acá van las dos primeras:

Santa María: Sencillamente tu dulce nombre:  Dicen, Señora, que su raíz viene de la palabra “amargo” en los idiomas semitas. Paradojas que hay en tu vida.

Santa Madre de Dios: El título más impresionante que humano alguno haya tenido jamás, tanto, que los hay que no lo soportan, como si Jesús no fuera Dios y tú su Madre.

Noticias de la Bebita

mayo 9, 2010

Después de quince días, tiempo que he considerado suficiente para que los padres de Sara encajaran mi visita con normalidad, llegué al hospital y llamé a la puerta de la habitación.

Les dí un abrazo enorme y me saludaron muy cariñosos.

Busqué con los ojos la cunita y me acerqué a saludar a la bebita, le  acaricié y estuvimos charlando un ratillo-léase, yo hablaba y ella me ignoraba descaradamente, como hacen los bebés-.

Tengo que reconocer que casi me salta el pecho cuando la vi, me produjo una ternura increible, me pareció preciosa a pesar de su enfermedad y sentí deseos de besarla y cogerla en mis brazos. Desde el momento de su nacimiento he pedido por ella, os he pedido que pidáis.

Ver a Sara me dio mucha alegría, ver a sus padres me hizo sentir orgullo de conocerlos, la madre me conmovió especialmente, estaba guapa, estaba feliz, con el corazón roto, pero sonriente, amando a su hija minuto a minuto, por lo que pueda pasar.

Después de mi breve visita busqué la capilla del hospital y allí hice la oración de la tarde.

Cuando terminé subí de nuevo a la habitación, quería darle un beso a Sara, me habia quedado con las ganas, pero su padre estaba fuera y me dijo que no podía pasar, que estaba el médico con su hija porque le había dado una pequeña crisis.

Me despedí de este hombre bueno, que de la noche a la mañana, se ha topado con la Cruz de Cristo, y por lo que yo he visto, la lleva con mucho amor y con mucha dignidad.

Ejemplo edificante de cristianos corrientes, que con su actitud heróica, dan testimonio de fe.

Tinta

Apostolado de la opinión pública

mayo 6, 2010

Apostolado irrenunciable en una sociedad moderna. Cualquiera tiene el derecho de opinar y trasmitir sus ideaas, pero con el sello de la buena fe y la verdad, cosa que no siempre ocurre. ¡Vaya si lo sabemos!

¿Qué podemos hacer para restablecerla en el caso de malentendidos o franca persecusióna la Iglesia santa, a la Obra de Dios, a los cristianos en general? No vamos a usar sus armas que no son las nuestras, pero no es cosa de dejar que se diga y haga con nosotros lo que se les ocurra si que al menos digamos claro, fuerte, con mcuho respeto ¡y muy rezado! lo que creemos, lo que nos inspira, y aclarar dentro de lo posible los malos mensajes que puedan haber partido de nuestros errores o pecados, que los hay.

Es un apostolado urgente, nadie debiera restarse. Si no sabes escribir un blog, pues comenta, con respeto y argumentos nacidos de tu experiencia, en positivo, dando al opositor la oportunidad de cambiar sin salir humillado ni herido. Tratándolos con caridad puede que reconozcan que se pudieron equivocar y rectificar.

Si te animas, ¡abre un sitio! y si no se te ocurre nada original, copia de otros citando su origen, para difundir más rápido las ideas de Cristo. A más lugares con información católica, más buscadores nos encontrarán. En este sentido, lo que abunda no daña.

Para no alargarme con cosas que otros dicen mejor que yo, les pido que lean la magnífica guia en 10 pasos para influír en internet que nos ha regalado Antonio González de la página Opus Dei al Día. Cuando lo lean, ¡háganle caso!

Hay que ahogar el mal en abundancia de bien.

La importancia del vestir

mayo 3, 2010

Nuestro estilo de “cubrirnos con ropa” dice mucho en la primera impresión que tenemos unos de otros. Como somos limitados, necesitamos elementos de juicio, y la ropa, la moda, es uno que habla en muchos casos por si solo. Claro, podemos equivocarnos, pero no es lo habitual. La ropa nos protege, no sólo de la intemperie sino de las miradas ajenas, pues no todas las miradas son legítimas ni todas limpias.

San Josemaría  nos dejó como herencia, para que no lo descuidemos y dentro de lo que podamos, que intentemos meternos en ese fascinante mundo que han hecho cautivo personas que no son precisamente los más interesados en destacar lo femenino ni lo bueno de las mujeres que dicen que “visten”, pues la tendencia es más a desvestir y a afear. Pareciera que el límite sólo es el catarro y la gripe A1H1 actualmente en las noticias.

¿PUDOR, MODESTIA? ¿qué es eso, por favor?

“El pudor y la modestia son hermanos

pequeños de la pureza”

Camino 128

Hay moda que distingue a quien la usa, te hace especial, llama la atención hacia lo que la persona es por dentro. La hace interesante de descubrir porque se ha elegido bien. De ahí viene la palabra “elegancia”. No se te impone desde fuera, tú ELIGES. Eres libre.

Ya que estamos hablando de lo que te cubre -o descubre- ¿no es razonable que los clérigos usen sus ropas de tales? se ven elegantes dentro de su estado de consagrados; desde lejos se reconoce su condición y nadie se equivoca, a no ser que alguien quiera ignorar lo que las vestiduras eclesiales desean gritar.

Marita