Dolor

Dolor siempre vamos a tener. Desde el pecado de Adán y Eva lo tenemos garantizado por el Señor que los expulsó del Paraíso pero no los abandonó; es que es un padrazo, de esos que castigan porque es su deber de formadores pero sufriendo más que los castigados, porque nos ama con locura.

El dolor viene, no avisa. Puede pasar, pero suele instalarse indefinidamente con una intensidad variable, y , sea lo que sea que nos toque, debemos aceptarlo y asumirlo como venido de Dios, que si bien no siempre es el que lo provoca en forma directa -una guerra, por ejemplo- siempre tolera sus efectos porque Él está ahí con su Providencia, para sacar bien del mal. Mudar el mal en bien es una de las garantías de que realmente es Todopoderoso y debemos depositar nuestra confianza en que es así.

Jesús, al asumir nuestra naturaleza y sufrir, no lo hizo para evitarnos el dolor, sino para que lo suframos de otro modo, uniéndolo a su cruz para que sea un dolor glorificado, que santifica, que es corredentor: “completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia” (Col 1, 24).

Marita

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

12 comentarios to “Dolor”

  1. torosalvaje Says:

    Quizás es porque no soy creyente pero no le encuentro ningún efecto positivo al dolor.

    Saludos.

  2. DEMC Says:

    De hecho Torosalvaje, el dolor no tiene ningún efecto positivo si no se le da un sentido trascendente.

    Fijate si el dolor es repugnante a la naturaleza humana, que el mismo Cristo suda sangre ante el padecimiento que va a soportar por ti y por mi, por todos.

    Sólo dándole valor de eternidad,el dolor se transforma en salvación, o dicho de forma más asequible, en vida eterna, en la felicidad de vivir siempre junto a la fuente de paz y amor que es Dios.

    Un cordial saludo

  3. DEMC Says:

    Y soy Tinta:)

  4. Marita Says:

    El sufrimiento no es un fin en si mismo; eso sería masoquismo, o algo así, una aberración…es un MEDIO de estar despiertos, de unirnos al sacrificio de Cristo, de purificación de las culpas. Por algo existe el purgatorio, para purgar, purificarnos por el sufrimiento, y nos “sale barato” hacerlo voluntariamente por la mortificación voluntaria o aceptar la pasiva elegida por Dios para nosotros y apoyados por su gracia para soportarla.

  5. Fina Millán Says:

    Perdón por la intromisión. He leido el comentario de Torosalvaje y no me resisto a decirle algo.

    Yo añadiría a las que le habéis respondido que si piensa en la perspectiva del amor, seguro que le encuentra más sentido. Ignoro, Torosalvaje, si eres hombre o mujer, soltero/a o casado/a, pero seguro que tienes personas muy amadas a tu alrededor (familia, amigos, etc.) por las que sufres cuando algo no va bien en sus vidas ¿no es así?

    Lo que nos prepara para el sufrimiento es el amor que sentimos hacia los demás: ese amor nos hace fuertes, porque por ellos sabemos privarnos de muchas cosas, nos entregamos (aunque algunas veces no tengamos ganas) y hacemos lo que haga falta si con ello podemos solucionar sus problemas o, al menos, aliviarlos.

    No quiero cansar. Y perdonad que me haya “lanzado”…
    Buena suerte

  6. Marita Says:

    Gracias, Fina, por tu comentario. Vuelve y opina cuando quieras. Te esperamos

  7. elblogdelosmudos Says:

    Como teoría… suena hasta bonito, en la práctica… embrutece, lo se por experiencia propia.
    Saludos cordiales.

    • Marita Says:

      Depende como tomes el sufrimiento -que llega inopinadamente, no lo olvidemos- es si embrutece o no. Si lo tomamos como un medio de purificación y de corredención le sacaremos partido y nos sirve para estar muy alertas. El dolor es una gran escuela para la objetividad de muchas cosas si somos aplicados.
      😉 saludos cordiales

  8. Josefina Says:

    El cristiano no busca el dolor, sería un absurdo. Cristo mismo no lo buscó, como resalta en la oración de Getsemaní. Pero el cristiano sí que busca un sentido al dolor.

    Es verdad que cuesta aceptar, duele y escuece el dolor. Lo que para una persona no creyente es problema, para los creientes no es solución, pero sí misterio. La cruz será siempre misterio. Allí donde un hombre siente la carga de la vida que le atenaza sin saber por qué, siempre que sufre la violencia de los otros o padece a causa de la verdad o la justicia…, su existencia tiene hondura, validez y sentido. Y ya es bastante.

    El dolor tiene sentido, si no Jesús no se hubiera atrevido a llamar “dichosos” a los que sufren.

  9. Marita Says:

    ¡Uh! qué buen comentario, Josefina. Gracias por colgarlo acá.
    ¿Cuál es tu sitio si es que lo tienes?
    Saludos, gracias por venir y comentar, esperamos muchos aportes así.

  10. Isabel Says:

    A nadie de buenas a primeras, a no ser que sea un santazo de los de verdad, le viene una contariedad y se pone a dar palmas de alegría; pero cuando ve detrás la mano de Dios que lo quiere con locura y ve que es Cristo que pasa a su lado pidiéndole por favor que le ayude con Su Cruz, por todo lo qu ele pesa, no sólo la acoge, sino que la ama, que es lo verdaderamente cristiano.
    ¡Saludos!

  11. DEMC Says:

    Gracias, Isabel. Eso estamos tratando de comprender, hacer nusestro y prepararnos para cuando no sea teoría.
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: