Archive for 30 noviembre 2009

¿Cómo nos queremos en el Opus Dei?

noviembre 30, 2009

La fraternidad en el Opus Dei es una exigencia cuyo origen  brota de labios de Cristo : ” Amaos los unos a los otros como Yo os he amado”

En el Opus Dei tenemos un sentido de unidad muy arraigado y al mismo tiempo somos absolutamente independientes. Hablaré de esto en otro momento, porque lo que ahora quiero subrayar es el sentido de responsabilidad que nos lleva a cuidar el amor fraterno.

Unos nos apoyamos en los otros-por la comunión de los santos-. Cuidamos de quienes por proximidad forman parte de nuestro núcleo de convivencia.

Evidentemente la fraternidad comienza, salpica y alcanza a todos, pero por aquello del orden, la justicia y la caridad, se vive primero en los más próximos.

En el Opus Dei nos enseñan a querernos, a ser delicados, a no criticar jamás– si alguien hace algo que no está bien, se le dice utilizando el cauce que marca la caridad y uno se olvida-

Nos cuidamos basicamente rezando unos por otros, pero también descendemos al detalle, al trato humanosin humanidad no puede haber vida sobrenatural-y nos interesamos por las  preocupaciones, alegrías  o  dificultades que toda persona tiene.

La fraternidad nos impele a querer a Cristo en los demás.

Así,el amor a Dios se materializa de  forma plástica y muy accesible. Una suerte.

Tinta

Testimonio de una Supernumeraria

noviembre 29, 2009

Marita, estamos muy igualadas; yo también andaba buscando algo que no conseguía, pertenecí a varios movimientos, pero no encajaba, no era lo mío.

Pero un día, 23 de septiembre de 1988 hacía tiempo que no confesaba y a un amigo que es del Opus Dei, le pregunté ¿adonde puedo ir para confesar con un sacerdote de los vuestros? Me dio un teléfono, llamé, era un centro de la Obra y me dijeron que por la mañana a las 10 había un sacerdote confesando. [Ese día 24 festividad de la Virgen de la Merced] empezó mi camino, donde encontré lo que buscaba hacía tanto tiempo. Me sentía a gusto y el 28 de noviembre de ese mismo año pedí la admisión en la Obra como supernumeraria.

Así que hoy ha sido también para mí un día grande…muy grande, un día de acción de gracias.

Y, además –aunque todos los momentos y todos los días- tenemos la suerte de que ocurra lo que ocurra o hagas lo que hagas, sabemos que si lo hacemos con amor, podemos ofrecérselo al Señor, pues hoy para mí ha sido un día grande para ofrecer al Señor un gran regalo. Él lo sabe. Y, por Él lo he hecho, para Ti Señor, para tu gloria.

Espero que no me abandones, porque yo soy muy frágil, pero de tu mano y con la protección de San Josemaría espero llegar a la meta.

Rita

*Rita es amiga mía (Tinta). Es supernumeraria y ayer-28- celebró el Aniversario de su vocación personal. Felicidades, Rita.

Prelatura del Opus Dei

noviembre 28, 2009

Duc in altum

Hoy se cumplen 27 años desde que el papa Juan Pablo II erigió al Opus Dei en prelatura personal.

Ese mismo año, unos meses antes, yo tuve mi conversión personal. Comencé a tomarme mi fe en serio y a buscar, en una  ciudad donde la Obra no había podido llegar aún, un rinconcito de la Iglesia Católica que me acogiera y sobre todo, que me satisficiera  con una explicación coherente las dudas doctrinales sobre demasiados temas que no terminaban de cerrarme con la doctrina de siempre. Algo me sonaba demasiado novedoso como para ser católico. Y comenzó mi peregrinación personal buscando ese remanso de luz y de paz para mi alma inquieta. Lo encontré, de la mano de mi hermana en la Obra de Dios y no se me pasó por la mente los peligros, sufrimientos, estudio, oración, paciencia y todo lo que se hubo de sortear para que cuando me aparecera yo, tocara la puerta a una institución eclesial con una cauce seguro, respetuoso de lo que es su espíritu, con el sello de garantía de la Iglesia de que estamos en la senda que Dios le hizo ver a nuestro Fundador el 2 de octubre de 1928.

No puedo menos que entonar un Te Deum por haber llegado a puerto seguro, el mismo año que el Opus Dei, yo, una nueva hija de San Josemaría.

Marita

La Mujer

noviembre 27, 2009

La dignidad de la mujer que defiende su esencia, su ser, su capacidad de  maternidad.

La mujer que apuesta por la cultura, por la vida, por desarrollar su  intelecto y su femineidad,  sin necesidad de recurrir a un desnudo.

La belleza de la mujer, que no se vende, ni se deja arrastrar por planteamientos erróneos de base, como el mal entendido feminismo.

La mujer en la moda, en la prensa, en la política, en las ciencias, en el hogar.

Cuando veo mujeres objeto, mujeres foco de deseo, que sólo despiertan los más bajos instintos de los hombres, no acabo de entender cómo se prestan a ese circo lleno de buitres, más que de leones.

La mujer es capaz de hacerse querer sin exhibirse, es capaz de hacerse respetar sin  vender su cuerpo, es capaz de ser atractiva, moderna y competitiva, sin admitir lo inadmisible.

En nuestras manos está no permitir que nos manipulen. Corre la voz.

“Educa a una mujer y habrás educado a un pueblo”

Tinta

Alegría

noviembre 25, 2009

Alegría “es la expansión del alma en la posesión de lo que ama” según una definición que me gustó.

Como es poseer lo que amamos es bueno que “vigilemos nuestras alegrías”, y estoy muy de acuerdo de que es un  buen termómetro de cómo andamos en la unión (posesión) de Dios si nos preguntamos y examinamos sobre los motivos de nuestro gozo.

¿Es sobrenatural? ¿La puedo sobrenaturalizar? ¿Se alegra Dios, conmigo, en lo que me alegra?

Muchas veces, para que esta “expansión del alma” sea santa sólo deberemos hacer pequeños ajustes, como ocasión de hacer algo que me contenta o la duración de actividad en desmedro del deber. Corrigiendo cositas como esas estamos haciendo rendir los talentos como el Señor tiene previsto para decirnos un día con una tremenda sonrisa en su rostro bendito: “Entra en el GOZO de tu Señor”

Marita

Con el Prelado del Opus Dei(2ª Parte)

noviembre 23, 2009

Después de la introducción del Padre, pasamos al turno de preguntas.

Seis:

1.-Manolo. Mantenedor del colegio. Con cuatro hijos y uno de ellos con una minusvalía severa. Preguntó al Padre cómo explicar a otros padres que tienen hijos con problemas, que estos hijos son un regalo de Dios.

El Padre le habló cariñosamente del misterio de amor de Dios que envía a su propio Hijo a la Cruz. Habló del sufrimiento  de Jesús que lo aceptó con amor infinito por la Redención de todos los hombres. Le alentó a vivir esa realidad con visión sobrenatural. Situación, dijo, maravillosa para ejercitarte en el amor y en el servicio a los otros. Servir a Cristo en los demás. Con ese servicio ayudáis a la Iglesia.

2.-Una madre que tiene un hijo sacerdote. Preguntó cómo podía ella agradecer a Benedicto XVI que nos recuerda la necesidad que tiene la Iglesia de muchos sacerdotes y sacerdotes santos.

El Padre recordó que no solo los sacerdotes tienen que ser santos, sino todos en la Iglesia como así lo dijo imperativamente Cristo:¡Sed perfectos…!

Comentó el deseo del Papa de que en este año sacerdotal, todos los sacerdotes demos un paso adelante y amemos con mayor intensidad la Santa Misa. Además de rezar por ellos-los sacerdotes-acompañadles en la Misa, que ellos necesitan ver el fruto de su labor apostólica. Terminó diciéndole a esta madre que rezase por su hijo y que esto fuese ocasión para llevarla a rezar-en su hijo-por todos los sacerdotes del mundo.

3.-Un padre de familia, ciego desde hace veinte años, preguntó al Padre cómo hacer entender la alegría que supone para un matrimonio la vocación de los hijos al Opus Dei y cómo explicar que no es una temeridad responder en la juventud a esa vocación.

Eres ciego, hijo, con los ojos de la carne, pero tienes una gran visión interior…Dios ha llamado a tus hijos por su nombre. Reza mucho por ellos para que sean capaces de responder hoy y siempre: “Aquí estoy Señor porque me has llamado”

4.-Aquí, más que una pregunta, los alumnos de Primaria tomaron el micro para decirle a D.Javier que habían estado preparando su visita, que habían ofrecido las horas de estudio para que este viaje a Córdoba del Prelado fuese ocasión de que muchas personas se acerquen a Jesús. Y como presente, le entregaron personalmente un bote lleno de lápices gastados, símbolo del trabajo que habían convertido en oración con alegría y naturalidad.

El Padre les bendijo y agradeció este regalo, que le gustó mucho por su significado.

5.-María. Universitaria. Padre ¿cómo les hago entender a mis compañeras la necesidad de los medios de formación? ¿cómo les explico a mis amigas que ir por esos medios no significa pertenecer al Opus Dei?

El Padre animó a María a leer el Catecismo y el Compendio para dar doctrina a sus amigas y le dijo que leyese el Evangelio. Explicó que asistir a los medios de formación que el Opus Dei facilita  no crea ningún vínculo de pertenencia. Lo que queremos es que se comporten como buenos cristianos y que no se acomoden y se dejen llevar por las modas o tendencias.

Habló con énfasis de la mujer y dijo que somos “fuente de dignidad en la sociedad”. No permitáis que os manipulen. Y vivid y dad ejemplo de vida con limpieza de cuerpo y alma.

La verdad-dijo-no tiene más que un sólo camino.

Cuidad vuestra conducta y también vuestra forma de vestir. Id muy guapas, pero no seáis provocativas.

6.-Jose Antonio. Cooperador de la Obra. Padre, dijo con mucha gracia este andaluz, yo soy sindicalista y me inspiro en la doctrina social de la Iglesia. El ambiente, Padre, es anticlerical, anti Iglesia y anti todo y a veces me siento más solo que la una.

El Padre le contestó: ten el convencimiento de que debes querer a todos. Únete con cariño a las preocupaciones de quienes te rodean y reza todos los días por todos y cada uno de ellos. Quiéreles mucho y animales a ser positivos, que los problemas no se resuelven si los hombres nos distanciamos. Y siéntete orgullosísimo de amar al mundo apasionadamente con tu trabajo profesional.

Terminó la tertulia, puesta su mirada en las miles de personas que ocupábamos aquella explanada, exhortándonos a llevar la paz y la alegría de Dios a todos los sitios.

“Pedid a la Virgen que sepamos llevar a Cristo en nuestras vidas, en nuestra inteligencia y voluntad, aprendiendo a vivir el sacrificio si de verdad queremos amar”.

Y así nos despedimos, con las palabras de amor a la Virgen, con la bendición del Padre, unas breves oraciones y el recordatorio de nuevo a los cordobeses de que rezasen mucho y siempre por D.Juan José, su Obispo.

Tinta

*Esta entrada no se ajusta literalmente a las palabras del Padre en su totalidad, sino más bien a los apuntes que pude tomar durante la tertulia.

Con el Prelado del Opus Dei (1ª Parte)

noviembre 22, 2009

Sábado 21 de noviembre de 2009.

Córdoba.

A las 12 en punto D.Javier Echevarría salió al improvisado escenario que habían preparado los chicos del Colegio Ahlzahir. Rezamos el Ángelus y dio comienzo la tertulia.

Las palabras del Prelado comenzaron hablando del Papa Benedicto XVI. Pidió que rezasemos mucho por él, por sus colaboradores. Recordó las palabras del recién elegido Papa cuando repitió por tres veces: “rezad por mí”.

Tres amores han brillado en el Opus Dei desde sus comienzos, amores que son alegría y paz de los que la componen, y que alientan sin cesar su espiritu sobrenatural: el amor a Cristo, a la Virgen y al Papa

Explicó cómo San Josemaría decía muchas veces a la gente con la que trataba “Si me necesitas, llámame” Y nos animó a pedir su intercesión.

Citó varias anécdotas que despertaron nuestra sonrisa.

Pidió que rezasemos mucho por el Obispo-aquí hablaba particularmente a todos los cordobeses presentes-

Subrayó la importancia de tener conciencia de que somos tan Iglesia como el Papa, los obispos o los sacerdotes. Habló del alma sacerdotal que por el bautismo, tenemos los católicos.

Habló del servicio a Dios y a los demás.

Recordó que no hay verdadero amor sin sacrificio y volvió a animarnos para que busquemos la santidad en la vida ordinaria, allá donde esté nuestro trabajo y nuestra familia.

Acto seguido, seis personas le fueron formulando preguntas.

Terminó como había empezado: pidiendo que recemos mucho por el Papa, por los Obispos, los sacerdotes, los poderes públicos, las autoridades.

Nos dio su bendición y se marchó pasados 50 o 55 minutos.

El sol brillaba en Córdoba.

Tinta

¿Indiferencia o rechazo?

noviembre 20, 2009

¿Qué será mejor? dicen que el odio -o el rechazo- es preferible a la indiferencia y hoy he visto un caso que me dejo triste.

Fue en la misa de hoy. Había delante mío una joven muy linda que llegó con un hombre (su novio, presumo) y se sentó pierna arriba a hurgar en su cartera, a consultar la agenda, el calendario, a revisar una receta médica y así. “Estaba” ahí pero no “era” de los nuestros.

Otras veces llegan a misa personas, generalmente  por alguna razón social, y uno percibe el rechazo, la mala onda, el repudio y el deseo de estar en Marte, sin aire, antes que ahí. También me ha tocado.

Entre las dos actitudes prefiero el rechazo, creo, pues de algún modo el tema le importa y puede hacer click antes más y mejor que una persona a la que algo no le va ni le viene. A esa, removerla de su inercia requiere el doble de trabajo, me parece.

Bueno, hoy he comenzado la prehistoria de la conversión de esa mujer, pues como me distraía tanto su actitud me dediqué a encomendarla, y la he juntado con otras así que he ido topando en mi misa diaria de años. Ya tengo una colección….¿cómo sabes cuándo de tanto rezar se ablandan y convierten?

Como dice la canción: “odio quiero más que indiferencia”

Marita

El Prelado del Opus Dei en Córdoba

noviembre 18, 2009

cordobainterculturalidad

El Prelado del Opus Dei estará en Córdoba este fin de semana. Acude en correspondencia a la invitación recibida.

Aprovechando que el “Pisuerga pasa por Valladolid”, D. Javier Echevarría ha manifestado su deseo de estar con sus hijos y todos aquellos que deseen acudir a una tertulia general que tendrá lugar el próximo sábado, 21 de noviembre.

La noticia ha sido inesperada, pero en la Obra las cosas se organizan con absoluta rapidez y total normalidad. Así que vamos a volcar Córdoba.

Si el Padre quiere vernos, igual que la sangre llama a la sangre, los miembros del Opus Dei respondemos a ese encuentro cariñoso del que saldremos fortalecidos espiritualmente y con mayor deseo de amar al Señor.

Como tengo la suerte de estar por estos lares, os contaré en primera persona, el mensaje que este hombre de Dios nos transmita.

Tinta

En el pasillo de un hospital

noviembre 17, 2009

Las estancias en el hospital como acompañante, tienen los inevitables paseos de  pasillo.

Cuando me he cruzado con Él no he sabido qué hacer exactamente y a falta de inventiva le he lanzado un beso invisible y le he expresado en silencio mi adoración.

Jesús sacramentado. Presente en la Hostia Sagrada. Con su cuerpo, con su alma, con su sangre, con su divinidad.

Me han venido a la mente aquellas palabras de Santa Teresa de Ávila:

Cuando oía a algunas personas decir que querrían vivir en el tiempo en que andaba Cristo nuestro bien en el mundo, me reía en mi interior, pareciéndome que, teniéndole tan verdaderamente en el Santísimo Sacramento, ¿qué más les daba?

Y me he sentido transportada a las calles de Jerusalem, hasta perder de vista en el pasillo al sacerdote que guardaba en su pecho, en una teca, al mismo Dios.

Tinta