Archive for 30 septiembre 2009

Bautismo de Julio Roberto

septiembre 30, 2009

Anoche he asistido “por casualidad” al bautismo de un hombre joven, de unos 30 años, calculo.

Pidió ser contado entre los hijos de Dios y anoche se concretó en una sencilla ceremonia.

Cada vez que he asistido a un bautismo de adultos, y ya son varias, se me eriza el pelo porque le tomo el peso a la tremenda gracia de Dios que es haber sido católica desde la más tierna infancia.

El neófito se llama Julio, pero al bautizarlo pasó algo simpático que no deja de tener su razón de ser, y es que nuestro párroco llamado Roberto, le dijo:

-Julio, yo tengo una costumbre que voy a aplicar contigo, y es que cuando bautizo a algún varón, le pongo mi nombre para que nunca se le olvide quién fue el cura que lo hizo, para que no dejes de rezar por mí.

Dicho y hecho: la echarle el agua dijo:

_ Julio Roberto, yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo….

Es una anécdota simpática, me parece, porque por suerte el sacerdote no se llama Nepomuceno o algo peor y que me perdone don Nepo si hay alguno que sea bloguero por ahí y me lee.

Marita

Me encotrarán en éste sitio

septiembre 30, 2009

Dios en mi calle

Gracias por tu interés,  pero acá no tengo un blog activo. Sólo he creado esta identidad para participar donde te he indicado.

Saludos

Negocio familiar

septiembre 29, 2009

Vive en mi calle un chaval de  sonrisa blanca y manos limpias.

Trabaja con su padre en el negocio familiar.

Le calculo  unos veinte años.

Está hecho un hombre, así que padre e hijo parecen  casi  de la misma quinta.

He pasado a hacerles algún encargo y da gusto verles trabajar.

Son del estilo de… palabra dada, plazo cumplido, detalle cuidado.

Me da en la nariz que son muy felices…a pesar de los pesares que en esta vida no faltan.

*Imagen de los vecinos de mi calle-pintada hace unos años- que me presta su autor, el pintor Arístides Artal. Gracias Arístides.

Tinta

A la Procesión…¡aunque llueva!

septiembre 28, 2009

Vengo llegando de la procesión en el Día de la Oración por Chile en que sacamos a las calles del centro de Santiago la tradicional imagen de la Virgen del Carmen, Reina y Patrona de Chile.

Este año ha llovido, no a cántaros, pero sí como para ralear la concurrencia y mojarnos los abrigos y zapatos, pero ha valido la pena una vez más y ha sido más lindo por superar la dificultad que no esperábamos.

Es increíble la alegría que nos produce acompañar a nuestra Madre del Cielo mientras pedimos por todas las necesidades de nuestra Patria. Vale la pena el esfuerzo y el vencer la pereza e inercia para asistir cada año.

Fuimos con mi esposo, mi hermana y mi madre, y alrededor nuestro no han faltado las familias con niños pequeños bien forrados e impermeabilizados que les mostraban los arreglos florales que adornaban los edificios e instituciones a su paso por las calles, las bandas de colegios, militares y deportivas; las instituciones de todo tipo aparte de parroquias y movimientos de iglesia. Todo un muestrario de la vida eclesial en sus distintas expresiones. Es bueno que los niños lo vayan conociendo desde pequeños y sigan la tradición.

Este año además se mostraba por primera vez esta imagen de la Virgen del Carmen luego de su restauración después de que fuera intencionalmente quemada en la parroquia del Sagrario por un personaje que –dicen– que era inimputable por no estar en sus cabales. Igualmente quedó  hecha cenizas. Por la lluvia no lucía en todo su esplendor su traje de fiesta que estaban tapados por un vulgarísimo plástico, pero ya se la puede visitar de nuevo en su lugar de siempre y en la primera ocasión en que vaya a la Plaza de Armas pasaré a visitarla de nuevo.

Marita

Estrella-2

septiembre 27, 2009

Un día Estrella se sintió mal.

Después de muchas pruebas médicas le diagnosticaron una de esas enfermedades mortíferas de las que se dan solo 20 en todo el Mundo.

No supo explicarme por qué ni cómo, lo que sí me dijo es que su novio y ella decidieron cambiar de vida y acudir a la Misa del domingo.

Él se hizo de un grupo de amigos en el que ella  fue entrando  poco a poco. Amigos que les hicieron mucho bien.

Pocos años después se casaron y alternaron vida y trabajo con operaciones múltiples que la iban apagando.

Estrella era supernumeraria del Opus Dei.

Coincidimos en una convivencia-medio de formación donde se estudian asignaturas varias-hace un par de veranos.

No tenía treinta años. Estaba serena, agradecida por su vocación, feliz con su marido y entregada a lo que Dios quisiera.

Creía firmemente que hay vida, después de esta vida terrena. Una vida, donde el mismo Dios nos espera.

Nos despedimos en agosto.

En diciembre me comunicaron que no había sobrevivido a su última operación.

Le llamo Estrella porque sin duda es una luz hermosa  que habita el Cielo.

Tinta

Dios navega en la red

septiembre 26, 2009

La vocación cristiana es una llamada de Dios.

¿Y para qué nos llama?

Obviamente para que le sigamos, para que le conozcamos y para que le amemos.

Pero, para oír a Dios, primero tenemos que callarnos, dejar de escuchar nuestras maravillosas razones y nuestros cincuenta mil argumentos que nos alejan del esfuerzo de amar.

Dios nos llama y lo hace por todos los medios al alcance de las personas: hoy, Dios, utiliza mucho internet; también usa móvil y realiza todo tipo de actividades lúdicas y deportivas, porque Dios está en todas partes. Solo se aleja de aquellos sitios donde se le ofende.

Hagamos una prueba.

Preguntemos a Dios: ¿ Y tú Señor, qué quieres de mí?

Diez a uno a que, si realmente estáis interesados en saberlo, os responde.

Tinta

Tomo, el japonés

septiembre 25, 2009

Tomo, el japonés amigo de mi hermano se está muriendo en estos momentos. Puede ser hoy o esta semana, pero será, y pronto.

No es japonés de las islas orientales, sino chileno hijo de japoneses, con poca formación y ninguna práctica religiosa. Bautizado, eso sí, y pare de contar.

Tomo tuvo la suerte de tener como amigos a mi  hermano y a Andrés, que se han preocupado de convencerlo de “arreglarse con su acreedor por el camino” como dice el evangelio por ahí, y después de mucho rezar y conversar con el enfermo la han logrado y ya está listo para presentarse ante el Señor.

La felicidad de haber cumplido el deber más grande que se tiene con los amigos va a mitigar la pena de los que quedamos, y definitivamente será el motivo de felicidad eterna de este hombre que está en la sala de espera para encontrarse con Jesús, su Juez, Legislador y Rey que lo ha amado siempre y lo espera.

Aprovecho esta entrada para pedir al Señor de la Mies que envíe operarios, pues costó casi dos días conseguir un sacerdote que pudiera ir a la clínica a atender a este moribundo.

Marita

Escala de valores

septiembre 24, 2009

Hoy he mantenido la siguiente conversación con una de mis amiguillas:

-¿Cuál es la razón por la que no vas a Misa el domingo?

-Es que no me viene bien… suelo planchar y ordenar cosas.

-¿Pero cuál es tu escala de valores en la vida?

-Mi familia, mis hijos y Dios.

-¿Dios en tercer lugar…? No, no te equivoques, que  has dejado a Dios  detrás de los trapos de la plancha, eso no es un tercer lugar…

Hemos bromeado y  hemos reído un rato.

Le he  prometido que iba a publicar nuestra conversación en Diosenmicalle.

-Eso, eso, publícalo, pero no digas mi nombre.

En eso hemos quedado.

En eso y en vernos el domingo en Misa

Tinta

Apostolado

septiembre 22, 2009

AX026109

Podría ser este un artículo compartido por aquello de que cuatro se expresan mejor que dos, o al menos aportan puntos de vista diferentes.

De momento ATHOS me remite un correo-como si mis manos fuesen sus manos- para decirme que para ella “apostolado es hablar de Dios aunque sepas que tu opinión no va a ser tenida en cuenta, que apostolado es intentar que tus actos sean consecuentes con tus ideas y sobre todo, es  rezar para que Dios ayude a todos a dejarse encontrar por El” -hasta aquí Athos-

En el Opus Dei he aprendido a hablar con Dios y de Dios.

Si es el epicentro de mi vida y la razón de mi esperanza, si es mi felicidad presente y mi felicidad futura, si es el motivo de mis actos y el motor de mi corazón, tesoro tan grande no puede guardarse en vasija tan pobre-digo yo-así que para mí, apostolado es compartir con aquellos que forman parte de mi vida, con naturalidad -aunque  hablar siempre cuesta- que somos hijos de Dios y que esa dignidad nuestra exige una correspondencia amorosa.

Apostolado es llevar a otros la ilusión de ser creyentes, la alegría de tener fe, la emoción de tratar con Jesús. Es expresarles con  la vida y  de vez en cuando con palabras, que Dios te quiere y que te está esperando.

Así, cada momento de nuestro día es ocasión de encuentro con Él, que no nos saca de nuestro mundo, sino que le da un sentido sobrenatural y una profundidad con valor de eternidad.

Yo actúo, pienso y vivo de determinada manera porque intento actuar, pensar y vivir como Dios quiere. Transmitir esto, sería apostolado.

Y rezo, me sacrifico y encomiendo las necesidades materiales y espirituales de todas las personas, como una honda expansiva, desde los más cercanos hasta el último de los mortales-incluidos los que ya no están- Esto es también apostolado.

Vasija tan pobre no puede esconder tesoro tan grande:), de ahí, la necesidad de contagiar este amor de Cristo a todas las almas.

Tinta

El Gravatar de Marita

septiembre 21, 2009

mano de marita

He elegido para mi gravatar en WordPress una huella de mano y quisiera compartir lo que para mi significa, pues he pensado que dependiendo de las disposiciones del observador puede tener muchas lecturas.

Es una mano humana que deja huella. Es muy propio de nuestra naturaleza el dejar estas impresiones para que permanezcan más allá de nuestro paso por el mundo. Ahí tienen las de las cuevas prehistóricas. También yo desearía dejar huella de lo bueno que pudiera aportar a este mundo.

Puede ser una señal de ALTO, ¡stop! y claro, mucho de lo que uno pueda decir tendrá ese sesgo, en alguna medida son advertencias para señalar un camino que puede ser peligroso o que ya lo ha sido para otros. Algo de eso hay en mi intención, no puedo negarlo. Tomarse esas molestias es necesario para vivir en sociedad.

También es un saludo y puede ser de ¡hola!, ¡adiós! ¡hasta pronto!, pero siempre en buena, de amistad y deseo de profundizar el conocimiento mutuo. Ojalá todos se quedaran como asiduos visitantes del blog, pero si no es así, que se vayan en paz y con algo bueno de mi parte.

Sí, los gestos y símbolos se permiten muchas lecturas, ya sea en un gravatar o en una conversación, y hay que considerar estas diferencias para no pensar que lo que me ha parecido que se dice o se hace sea lo que ha pretendido el otro. Nos ahorraríamos tantos malos ratos y etiquetados del prójimo sólo si lo tuviéramos en cuenta.

Marita